Bombillas de galio, los LEDS 2.0

Bombillas de galio, los LEDS 2.0

La eficiencia energética en el mundo de la iluminación es algo así como la búsqueda del Santo Grial. Se cuentan por centenares las universidades, particulares y aficionados que investigan sobre el tema, en busca de un tipo de bombilla que reduzca el consumo proporcionando la misma energía y sobre todo a un precio razonable. Casi nada. Ahora, varias voces apuntan a que el futuro es de las bombillas de galio un nuevo tipo de LED que viene pisando fuerte.

¿Qué es es el galio?

El nitruro de galio (GaN) es un compuesto que emite luz, cómo por arte de magia (o de química, en este caso). Ya se utiliza en los flashes de algunas cámaras, en faros de bicicletas, en las pantallas de algunos teléfonos móviles o para iluminar el interior de autobuses, trenes y aviones.

El aspecto final es el de un LED de los de siempre, aunque las características del compuesto han despertado un enorme interés por desarrollarlos a gran escala.

Pros y contras

Se trata de unos LEDs mucho más duraderos que el resto, ya que pueden proporcionar hasta 100.000 horas de luz, 100 veces más que una bombilla convencional. Eso se traduce en una bombilla que puede durar unos 60 años en una casa standard, dándole un uso, digamos, convencional. ¿Qué os parece?

¿Queréis más ventajas? Pues las hay. Estos LEDs , a diferencia de ciertos tipos de bombillas de bajo consumo actuales, no contienen mercurio, por lo que suponen un desecho respetuoso con el medio ambiente. Además, iluminan mucho más que el resto de sus “parientes”, por lo que son necesarios menos díodos (esos “capuchones” como el del dibujo) para iluminar una misma área.

La desventaja es básicamente una, pero no por ello es más difícil de superar: tienen un coste de fabricación muy elevado. Hay quién dice que las ventajas compensan ese sobrecoste, pero de momento es el principal obstáculo que les separa de una producción a gran escala.

¿En qué punto estamos?

Existen varios centros universitarios especializados en la investigación sobre el nitruro de galio, algo que deja de manifiesto el alto nivel de importancia que se le está dando en los últimos años.

Uno de los ejemplos más significativos sería el Centro para el Nitruro de Galio en la Universidad de Cambridge (Reino Unido). Desde el  Departamento de Ciencia de los Materiales y Metalurgia de esa misma universidad se afirma que cultivar nitruro de galio a gran escala es difícil y costoso, sobretodo en cuánto a tiempo.

Aun así, empresas fabricantes de bombillas como Soraa, una start-up californiana, aseguran que están consiguiendo abaratar significativamente los costes de producción  de los LEDS de galio.

Se espera que en pocos años la fabricación de este tipo de dispositivos de iluminación se normalice y se convierta en habitual en nuestras casas, lugares de trabajo, comercios, etc. Esperemos que el futuro próximo sea tan bueno como lo pintan :)

 

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Google+0Pin on Pinterest0

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Vótalo!

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
0
votos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.