Climatización eficiente, la clave del ahorro en verano

climatizacion_eficiente_blog

Los sistemas de climatización para calefacción y refrigeración afectan considerablemente a la calificación energética de tu hogar y por tanto a su capacidad para ayudarnos a ahorrar electricidad. Con la llegada del calor los sistemas de aire acondicionado y similares se vuelven protagonistas absolutos y conviene prestarles atención. Para ello hoy contamos con una nueva colaboración de Certicalia (especialistas en certificados energéticos) que nos traen los consejos básicos sobre este tema.

Las instalaciones deben diseñarse para que reduzcan el consumo de energía convencional.  Apostar por la energía verde e intentar utilizar sistemas eficientes para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero son claves, para cuidar del medio ambiente, al mismo tiempo que ahorramos en la factura de la luz.

Vamos a hablar de los distintos sistemas de generación y distribución, para saber cuales son los más eficientes.

Cómo evitar el calor y al mismo tiempo ahorrar energía

Una de las opciones es el aire acondicionado, muy demandado por su sencillo funcionamiento y su relativamente económica instalación. El problema estos aparatos es que sólo enfrían en la estancia en la que se colocan y que no sirven para generar calor en invierno. Por otro lado es un sistema que ayuda a controlar la humedad y es muy flexible a la hora de elegir su colocación. Es muy importante  fijarnos en la etiqueta energética, que nos aportará la información de su eficiencia, siendo lo mejor escoger un aparato lo más próximo posible a la letra A.

Sin embargo, la bomba de calor sirve tanto para refrigerar como para calentar. Es una máquina térmica que enfría o calienta el aire exterior gracias a un compresor.

La tecnología Inverter puede aplicarse tanto en los aparatos de aire acondicionado, como en las bombas de calor para que sean más eficientes, de forma que el motor se va adaptando a la demanda que tiene según la temperatura que detecta en la habitación.

Es eficiente energéticamente porque solo produce lo que necesita y además consigue que no haya cambios bruscos de temperatura. El coste de aparatos con esta tecnología es más elevado, pero consumen menos y aportan un mayor confort al conseguir una temperatura más constante.

¿Cómo se distribuye el aire?

Repasemos distintos tipos de aparatos de refrigeración:

  • De ventana: se componen sólo de una pieza, se encuentran en un agujero de la pared , de manera que una parte del aparato queda dentro de la vivienda y la otra parte en el exterior. Sus problemas son el consumo elevado y el ruido que hacen.
  • Portátiles: se pueden mover de habitación y no hace falta instalación; a cambio tienen escasa potencia, consumen más y hacen más ruido.
  • Split o multisplit: separan el aire acondicionado o la bomba de calor en dos unidades. Tendremos un aparato dentro de la vivienda y otro fuera, conectados por una tubería. Su coste de instalación es más elevado, pero son más estéticos,  hacen menos ruido y puedes colocar las salidas del aire en las habitaciones que más te interesen.
  • Sistema por conductos o centrales: el sistema centralizado suele ir por el falso techo de la casa. Por lo general tienen una alta eficiencia energética, climatizan muy rápido, pero no se pueden sectorizar y elegir sólo enfriar una estancia. El coste de este tipo de instalación es de los más elevados, pero también aporta mayor confort. Por otro lado es más estético y produce menos ruido.

La importancia de la zonificación y el control de temperatura

Resulta obvio indicar que para ser más eficientes y disminuir el consumo, es esencial tener el control de las estancias que quieres enfriar y a que temperatura. Una vez que tienes la posibilidad de utilizarlo por zonas y de indicar la temperatura adecuada, es fundamental conocer el funcionamiento del aparato para hacerlo bien, y además adaptar nuestras costumbres de uso.

Todo depende del uso que hagamos de las estancias, según la ocupación y horario, además de su su orientación y colocación.

¿Cómo podemos conocer la eficiencia de los aparatos?

Los aparatos de aire acondicionado y las bombas de calor tienen los indicativos SEER (factor de eficiencia energética estacional) y SCOP (coeficiente de rendimiento estacional), anteriormente denominados EER Y COP. La clasificación energética de los equipos (que se muestra en la etiqueta energética de la que hablábamos al principio) va desde la letra menos eficiente, la G, hasta la más eficiente, la A+++.

Comprueba en el aparato que vayas a instalar su calificación. Probablemente los más eficientes sean más caros, pero puede compensar con creces la electricidad que te ahorrarás en su funcionamiento a lo largo de los años. Lo preferible es que no baje de la clase energética A, y cuánto más alta sea, más eficiente.

Si elegimos instalar un aparato con tecnología Inverter será más eficiente, ya que puede llegar a consumir la mitad que uno normal. Conseguirás un ahorro energético, la emisión de CO2 será menor, la vida útil del aparato mayor, y por si eso fuera poco, conseguirás una climatización más respetuosa con la salud y con el medio ambiente.

Hasta aquí los básicos del ahorro en climatización de verano de la mano de Certicalia, ¡encantados de haber podido contar con ellos como expertos en eficiencia energética!

Si quieres comentarnos algo sobre el tema o te ha quedado alguna duda, ¡déjanosla en comentarios!

Share on Facebook67Tweet about this on Twitter3Share on LinkedIn0Google+0Pin on Pinterest0

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Vótalo!

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
20
votos

Comentarios

  • Comparto mi código 1QRY7A para que os deis de alta antes del 31/10/2016 recibiendo 20€ cada año para siempre o bien 5€ si lo hacéis pasada esa fecha.

    ¿Quieres cambiarte a Holaluz con 20€ de regalo? Utiliza este código en el proceso de alta 1QRY7A

    A compartir holaluz se ha dicho ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.