¿Cómo funciona el nuevo bono social?

Repasamos las nuevas condiciones para acogerse bono social, las medidas que se han puesto en marcha para tramitarlo y otros aspectos relacionados con esta ayuda.

¿Cómo funciona el nuevo bono social?

Según una noticia reciente, el Ministerio de Energía calcula que solo el 45% de los beneficiarios del nuevo bono social eléctrico lo pedirá. Al parecer, el nuevo mecanismo para saber si podemos acogernos a esta ayuda en la factura de la luz es tan enrevesado que resultará disuasorio. Algo bastante curioso si la intención era llegar a quienes más lo necesitan. Por otro lado, la Seguridad Social pondrá a disposición de los usuarios un software para agilizar los trámites de los solicitantes.

Nuevas condiciones para solicitar el bono social

Hasta ahora el bono social ha sido un descuento del 25% sobre el precio de la energía de la tarifa regulada, el PVPC, para algunos consumidores, aquellos considerados vulnerables. Hasta hace unos meses, para formar parte de ese tipo de consumidores, se debía cumplir al menos uno de estos requisitos: ser familia numerosa, ser pensionista mayor de 60 años (con esta prestación como único ingreso), formar parte de un hogar con todos sus miembros en paro o bien que en dicho hogar hubiera menos de 3 kW de potencia contratada.

Ahora parte de esas condiciones han cambiado: se eliminan los hogares con menos de 3 kW de potencia contratada y aquellos con todos sus miembros en paro y se añaden nuevos requisitos.

Antes de entrar en esos requisitos, de los cuales se puede cumplir alguno, es necesario, además, contar con estas características como punto de partida:

-El titular del contrato de luz debe ser persona física.

-El punto de suministro para el que se solicite el bono social debe ser la vivienda habitual (esto deja fuera a muchas segundas residencias con menos de 3 kW que se habían acogido a la ayuda hasta ahora).

-Que el titular tenga contratado el precio voluntario para el pequeño consumidor (PVPC) en una comercializadora de referencia (mercado regulado) o en caso de que no sea así, esté dispuesto a cambiar a una de estas compañías de luz y/o a esta tarifa eléctrica. (Holaluz pertenece al mercado libre y por tanto no podemos ofrecer esta tarifa).

-Que la potencia contratada para dicho punto de suministro sea igual o inferior a 10 kW.

Como decíamos, a los pensionistas (ahora sin límites de edad y también para incapacidad permanente) y a las familias numerosas (todas, sin excepción) se añaden nuevas categorías en base a la renta de la unidad familiar.

Para determinarlas se toma como referencia al Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), índice de referencia en España para la asignación de ayudas y subsidios en función de los ingresos.

En base a esto, en el bono social se establecen dos tipos de descuento: del 25% para consumidores vulnerables y del 40% en el caso de los consumidores vulnerables severos (aquellas viviendas con las rentas más bajas).

Dentro del primer grupo hay subdivisiones, en función de las características de la unidad familiar. Si se trata de una familia sin menores a cargo, el umbral de ingresos para acceder al bono social será 1,5 veces el IPREM (798,77 €). Para solicitantes con un hijo a cargo, será de 1067,20 €, y con dos hijos, 1331,28 €. Por otro lado, estos límites se incrementarán en 0,5 veces el IPREM si en la vivienda hay víctimas de violencia de género, de terrorismo o algún miembro con una discapacidad superior al 33%.

Detro de estos colectivos vulnerables, habrá una limitación de consumo bonificado, de 3600 kWh al año para familias numerosas, 1200 kWh para las que no tengan hijos a cargo, 1680 kWh si para aquellas con un hijo menor a cargo, 2040 kWh si tienen dos y 1680 kWh para pensionistas que reciben la pensión mínima. Si se superara el límite, se pagará la parte que se exceda de éste al mismo precio que el resto de los consumidores.

En cuanto al grupo de consumidores vulnerables severos, se incluirán en él los hogares con rentas inferiores al 50% de los umbrales establecidos para los consumidores vulnerables de los que hablábamos antes.

Para el consumidor vulnerable severo el descuento será del 40% en la factura de la luz. Este grupo incluye también a los consumidores en riesgo de exclusión social, es decir, aquellos que están siendo atendidos por los servicios sociales de ayuntamientos o comunidades autónomas. A estos consumidores no se les puede cortar el suministro eléctrico y está previsto que dispongan de una ayuda adicional cuya financiación todavía debe concretarse.

El software para agilizar la solicitud del bono social

A la vista de todo lo anterior, no será sencillo saber de un vistazo si podemos solicitar el bono social o no, pero como mínimo nos parece positivo que se tenga más en cuenta que hasta ahora la vulnerabilidad económica del solicitante. Por suerte no todo son complicaciones. Al menos entendemos que el software en el que trabaja la Seguridad Social está pensado para facilitar las cosas a los usuarios.

Este organismo prepara la implantación de un programa informático que hará posible el intercambio de ficheros con el Ministerio de Industria, a fin de evitar que los usuarios tengan que ir a la oficina para obtener el certificado de pensión mínima con el que solicitan el bono social.

Mientras tanto, los solicitantes también tienen la opción de pedir este certificado desde la sede electrónica de la Seguridad Social.

Y si quieres más detalles, los tienes a un solo click:

Más información sobre el bono social

Share on Facebook27Tweet about this on Twitter1Share on LinkedIn0Google+0Pin on Pinterest0

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Vótalo!

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
23
votos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.