¿Cómo ha sido el consumo eléctrico durante el confinamiento?

Ayer, 21 de junio, finalizó el estado de alarma iniciado el pasado 14 de marzo. ¿Recuerdas que cuando empezó el confinamiento pensábamos que lo notaríamos sobre todo en la factura de la luz? Analicemos hasta qué punto ha sido así o no.

Pasar algo más de tres meses saliendo poco o nada de nuestras casas nos ha cambiado la vida en muchos sentidos. Como no podía ser de otra manera, el uso que hacemos de la electricidad también ha cambiado, tanto en el ámbito doméstico como en el de las empresas. Hemos revisado el consumo eléctrico de nuestros clientes en suministros tanto particulares como de empresas durante el periodo de confinamiento y lo hemos comparado con el mismo periodo del año pasado (de mediados de marzo a mediados de junio de 2019). Se trata de una muestra suficientemente significativa como para poder extrapolar nuestras conclusiones al consumo de toda España. Un primer titular: el consumo eléctrico global ha bajado aproximadamente un 0,4% durante el confinamiento respecto al mismo periodo de 2019.

Además de este dato, encontramos otros que nos hablan de cambios en nuestros hábitos y de cómo han repercutido en el consumo de electricidad. Para explicar las conclusiones a las que hemos llegado, usaremos el ejemplo fictício de Julia, una chef que convive con su pareja y sus dos hijas en un piso de Granada.

La vida pre-Covid

Julia trabaja en un restaurante del centro de Granada en el que cada mediodía se sirven decenas de menús y que cierra cada tarde-noche con tapeo y copas. Su pareja también trabaja a jornada completa fuera de casa, hasta que pasa a recoger a las peques al cole a media tarde.

  • Día laborable pre-Covid: Julia se despertaba sobre las 7:00. Tras su ritual mañanero de ducha y desayuno su pareja y sus hijas la seguían con los suyos. A las 8:15 la casa se quedaba desierta, hasta las 18:00 o las 19:00. Tras los deberes, la cena y una pequeña sobremesa, sobre las 23:00 media casa estaba durmiendo y a la otra media poco le faltaba.
  • Fines de semana pre-Covid: tanto el inicio como el final del día se hacían una o dos horas más tarde.
  • Etapa pre-Covid en negocios: de martes a domingo, la hora punta en el restaurante era sin duda el mediodía, rivalizando en primavera con el tapeo de las primeras horas “frescas” de la tarde, hacia las 20:00h.

El confinamiento: sin levadura pero sin sustos en la factura

Julia y su familia iniciaron el confinamiento el 14 de marzo. El restaurante en el que trabajaba cerró ese mismo día, el sábado en el que se inició ese extraño paréntesis en nuestras vidas. Su pareja empezó a trabajar desde casa y sus hijas dejaron de ir al cole. Estos fueron los principales cambios del confinamiento respecto al consumo eléctrico:

  • De repente, la hora punta del restaurante pasó a ser la de la comida de los mediodías confinados.
  • Las tardes-noches de entre semana se confundían con las de los fines de semana; se acabaron las cenitas fuera de algunos sábados, los cines de los domingos…
  • Entre cocinar en familia, hacer manualidades, deberes y clases online, las 23:00 seguía siendo esa especie de inicio del “toque de queda” voluntario para la casa entera, si bien durante el confinamiento Julia se levantaba a partir de las 8 y en fin de semana, alargaba un poco más que en la época pre-Covid.
  • En resumen, los días eran más intensos, sí, pero compensaba tener más horas de descanso.

Aunque el restaurante estaba cerrado, ella también se trajo deberes a casa: aprovechó para preparar recetas que nunca había probado, sobre todo bizcochos y pan (como el 95% de la población pero con variedades más exóticas).

  • Las horas de más y menos consumo durante el confinamiento:

– Quizá eso es lo que debió estar haciendo media España el 31 de marzo (un martes) a las 20:00, la hora en la que vemos el pico más alto de consumo eléctrico de todo el confinamiento. La que se lleva el récord de la parte baja de la tabla (hora de menos consumo) es la madrugada/inicio de la mañana del 10 de mayo (un domingo) concretamente a las 6:00.

Julia vivió la escasez (y ausencia total) de levadura, redescubrió la Gaseosa del Tigre y en general, le dió más caña de lo habitual tanto a la “vitro” como al horno. Pero tal como promete el título de este apartado (perdonadnos el chiste), esto no le supuso ningún susto en la factura de la luz.

  • Ante el aumento de consumo en casa, tarifa plana:

Y en este punto, la historia de Julia nos sirve para hablar de los clientes que tienen nuestra Tarifa Justa, la primera tarifa plana real del mercado con la que siempre pagas lo mismo mes a mes.

La única condición es que uses la energía que necesites, sin malgastarla. Y en esa necesidad, donde habíamos contemplado aumentos de consumo como olas de calor o de frío, ha entrado otra que no teníamos prevista: pasar prácticamente las 24 horas en casa. El resumen es ese aumento necesario ha entrado dentro de esos extras que tenemos contemplados, de manera que a quienes tienen esta tarifa no se les ha tocado un solo euro en su cuota de siempre.

  • El confinamiento para los negocios:

Por lo que respecta a restaurantes como el de Julia y otros negocios que tuvieron la persiana bajada durante dos meses o más, revisamos caso por caso las medidas más adecuadas para ayudarles a ahorrar en esta difícil situación, como por ejemplo reduciendo su potencia contratada al mínimo técnico. De l misma manera, buscamos las medidas más indicadas para nuestros clientes particulares.

El “desconfinamiento” y la vuelta al trabajo

A principios de mayo, el restaurante en el que trabaja Julia volvió a abrir para hacer pedidos a domicilio o para llevar, por lo que ella se reincorporó a media jornada. A esto se sumó que más adelante, su pareja y las niñas tampoco pasaban todo el tiempo en casa, aunque a mediodía la hora punta de las comidas se mantenía.

Por otro lado, con la llegada de la primavera, el aumento de horas de luz solar disminuyó el consumo de electricidad, más o menos en la misma proporción que lo hizo en 2019 o en años anteriores.

No sabemos si esto ha sido un cuento pero acabaremos con algo que podría ser una especie de moraleja: aunque parecía que el confinamiento iba a provocar un gran aumento en la factura de la luz de nuestras casas, finalmente no ha sido significativo, se ha equilibrado rápidamente con los cambios del desconfinamiento. Y si lo has pasado estando en Holaluz, por lo menos has tenido la tranquilidad de saber que íbamos a hacer todo lo posible para que siguieras despreocupándote de tu factura :)

Si todavía no lo estás, te recordamos que en Holaluz siempre te ofreceremos lo que mejor se adapte a ti para ayudarte a ahorrar en cualquier situación, llueva, truene o haya un Covid de por medio y más allá de la tarifa que elijas. Puedes empezar por calcular tu cuota mensual en un par de clicks. Calcula tu cuota

¿Qué te ha parecido este artículo?

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Cargando…
4 votos
Comentarios Nuevo comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre la Protección de Datos

Responsable:HOLALUZ-CLIDOM, S.A.
Destinatarios:No serán cedidos a terceros ajenos a los servicios prestados.
Finalidad:Envío de información y/o gestión de los servicios.
Legitimación:Ejecución del contrato y/o consentimiento expreso.
Derechos:Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional:Puede consultar la información addicional detallada sobre Protección de Datos en nuestra web.