Curiosidades y usos de la electricidad estática que quizá no conocías

Laura Benitez

La electricidad estática es una de esas cosas cuyas consecuencias son algo molestas pero que sin embargo causan fascinación y esconden curiosidades desconocidas.

Los básicos seguro que los tienes controlados: que se da en ambientes secos (sobre todo en invierno), que produce chispazos y que para evitarlos debemos seguir una serie de consejos que van desde evitar los tejidos sintéticos a llevar toallitas suavizantes para la secadora en el bolsillo. Pero… ¿sabes qué relación tiene con las arañas? ¿O qué usos podemos darle los humanos? Estas curiosidades sobre la electricidad estática te dejarán como al peque de la foto, sin tobogán de por medio.

La electricidad estática: el verdadero sentido arácnido

Si pensabas que lo del sentido arácnido era propiedad exclusiva de nuestro amigo y vecino Spiderman, te equivocabas. Según un estudio de la Universidad de Oxford iniciado en 2014, la electricidad estática ayuda a cazar a las arañas.

Los investigadores descubrieron que cuando estos animales tejen lo que llamamos telaraña, ésta queda recubierta por una sustancia pegajosa que tiene propiedades electrostáticas. Gracias a ellas, la red se carga de electricidad con algo tan simple como la fricción del aire que pasa a través de ella, lo que la convierte en un dispositivo de caza activo, al contrario de lo que siempre se había creído.

Esto significa que algunas presas no “caen” en la telaraña, sino que ésta las atrae mediante electricidad estática, “se mueve” hacia ellas y quedan atrapadas. Aun así, algunos insectos especialmente sensibles a los campos eléctricos, como las abejas, podrían detectar y evitar las telarañas, a pesar de que confirmar esto requeriría estudios más avanzados y de que las perturbaciones eléctricas que se registraron fueron mínimas.

Por otro lado, la red atrae incluso con más facilidad pequeñas partículas de polen o de materiales contaminantes aéreos. Este hecho tendría un doble potencial en el estudio y control de la contaminación ambiental, ya que por un lado las redes podrían actuar como filtro para estos contaminantes y por otro, servir como indicador para estudiarlos. En este segundo punto es especialmente interesante la detección de algunos cambios en los patrones geométricos de las telarañas en presencia de ciertas partículas nocivas.

Controlar reacciones químicas con electricidad estática

Dejamos el reino animal para entrar en el no menos asombroso campo de la química, que está presente de forma masiva (aunque a veces invisible) en nuestras vidas.

Hoy en día existen miles de procesos industriales, como los que intervienen en el desarrollo de medicamentos o en la fabricación de multitud de materiales sintéticos que dependen totalmente de reacciones químicas. Simplificarlas y aumentar su velocidad es clave para reducir costes y mejorar la sostenibilidad ambiental, por tanto son muchos los estudios dedicados a ello.

En 2016 una de esas investigaciones, publicada en la revista Nature, se demostró que aplicar un voltaje entre dos puntos ayuda a acelerar ciertas reacciones químicas haciéndolas hasta cinco veces más rápidas. La base del trabajo fue conseguir controlar por primera vez reacciones químicas de tipo Diels Adler usando electricidad estática.

Anteriormente ya se había conseguido una aproximación utilizando láseres, aunque resultó ser un método demasiado costoso y difícil de implementar. En cambio, la electricidad estática generada en campos eléctricos externos parece la solución perfecta para controlar reacciones químicas.

Generar energía con electricidad estática

Acabamos barriendo para casa. Y es que aunque el autoconsumo mediante energía solar es la niña de nuestros ojos, nos encanta estar al día de nuevas fuentes de energía, sobre todo si son sostenibles.

En 2018, una investigación del Instituto de Tecnología de Georgia (EEUU) demostró que la energía eléctrica que se genera en la electrificación por contacto se retiene con facilidad por dos los objetos o superficies que contactan en forma de cargas electrostáticas. Esto es posible gracias a una barrera que evita que dichas cargas vuelvan al sólido en el que se formaron o que se escapen después del contacto, algo que se mantiene durante horas e incluso después de que los dos sólidos se separen.

Esta capacidad de retención en forma de electricidad estática podría aplicarse a ciertos dispositivos, que la aprovecharían como fuente de energía. Sin duda es un hallazgo especialmente interesante para baterías eléctricas, piezas clave en la tecnología actual.

Hasta aquí nuestro repaso a algunas de las curiosidades sobre electricidad estática que más nos han sorprendido. Esperamos que todas estas investigaciones ayuden a seguir avanzando hacia un futuro sostenible :)

Y recuerda, en Holaluz nos mueve la energía verde y no, no es “un decir”. A esto nos referimos :) ¿Qué es la energía verde?

¿Qué te ha parecido este artículo?

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
1 votos
Comentarios Nuevo comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre la Protección de Datos

Responsable:CLIDOM ENERGY S.L.
Destinatarios:No serán cedidos a terceros ajenos a los servicios prestados.
Finalidad:Envío de información y/o gestión de los servicios.
Legitimación:Ejecución del contrato y/o consentimiento expreso.
Derechos:Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional:Puede consultar la información addicional detallada sobre Protección de Datos en nuestra web.