Energía de hielo y fuego

energia_hielo_fuego_blog

Hace algunas lunas ya os contamos que el sector eléctrico podía llegar a ser muy parecido a Poniente…pues bien, el universo energético en general podría asemejarse a todos los continentes y territorios de la saga de George R. Martin.  Diferentes fuentes de energía se debaten entre la rentabilidad y la sostenibilidad y de vez en cuando surge alguna que ensombrece al resto…Hoy, haciendo honor a las novelas en las que se basa Juego de Tronos os hablaremos de una recién llegada que, como ellas, mezcla hielo y fuego.

Un poco de contexto “histórico”

Así a priori no parece que esto dos elementos vayan a llevarse demasiado bien, ¿verdad? Pues en cierto contexto se llevan a las mil maravillas.

Pongámonos en situación: actualmente el sector energético en general (no sólo el eléctrico, está experimentando una nueva revolución con el boom de los hidrocarburos no convencionales como el shale gas o el shale oil.

Mientras se les da apoyo a las energías renovables (aunque probablemente menos del que se debiera), se siguen buscando combustibles fósiles menos contaminantes y más fáciles de gestionar que el petróleo o el carbón. Ahí es dónde entran en juego algunos gases con ciertas propiedades energéticas, como el metano, aunque en el caso que nos ocupa,  se trata de los hidratos de metano

¿En qué consiste?

La revolución dentro de esa revolución es la energía procedente del hielo. Los hidratos de metano son concentraciones de ese gas en estado de congelación que se esconden en los océanos de prácticamente todo el planeta.

Esas concentraciones se conocen popularmente como hielo ardiente o hielo de metano, ya que la alta concentración de ese gas presente en él hace que arda al acercarle una llama.

Para un químico resultaría la mar de simple: moléculas de metano encerradas en moléculas de agua congelada, formadas por la combinación de bajas temperaturas y alta presión.

El milagro se da a partir de los 500 metros de profundidad en gran parte de los lechos marinos y a tan sólo 150 metros en los suelos de las regiones polares. Y el dato cuantitativo: se cree que las reservas de hidratos de metano (entre conocidas y probables) superan a todas las de petróleo, gas natural y carbón juntas.

Pros y contras

Como en todo, tenemos cosas buenas y cosas malas a tener en cuenta

Pros

  • Es más abundante que otros hidrocarburos.

 

  • La quema (controlada) de metano para conseguir energía es menos contaminante que la combustión de petróleo o carbón.

 

  • Su poder energético es mucho mayor que el del gas metano convencional. Un metro cúbico de hidrato de metano equivale a 164 metros cúbicos de gas metano.

 

Contras

  • Su explotación conlleva riesgos considerables para el entorno de los yacimientos.

 

  • La liberación incontrolada de metano es entre 15 y 20 veces más nociva que la de dióxido de carbono.

 

  • Los riesgos de la explotación provocan que todavía no sea comercialmente rentable.

 

Ahora mismo Japón lleva la delantera en la carrera por explotar esta nueva fuente de energía, seguido de cerca por Estados Unidos, que ya domina la explotación de otros hidrocarburos alternativos, como el shale gas.

En el futuro veremos quién se reparte el pastel y cómo…y si se tiene en cuenta la seguridad y el medio ambiente por encima de la riqueza energética. Esperemos sea como sea encuentren una forma de eliminar riesgos…

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Google+0Pin on Pinterest0

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Vótalo!

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
1
votos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.