Energía solar para llevar

Energía solar para llevar

Hoy hablaremos de dos innovaciones en una de nuestras energías renovables preferidas, la solar. Una es para llevar y la otra para llevarte (a ti), ya que hablaremos de un enchufe de bolsillo y una bicicleta respectivamente. La ciencia avanza que es una barbaridad y más que debería hacerlo (si no hubiera ciertos intereses implicados) pero ese es otro tema. Vayamos a lo positivo de estos dos casos.

Enchúfate  a las ventanas

Literalmente. La innovación para llevar que ves en la imagen de portada consiste en un enchufe fácilmente transportable que incorpora un panel solar en la parte trasera.

Usarlo es tan fácil como pegarlo al cristal de cualquier ventana mediante la ventosa que lo rodea. El panel, en contacto con el cristal, recibe la luz del sol y carga lo que enchufemos en la parte de delante.

Este pequeño milagro se llama Window Socket y es obra de los diseñadores industriales Kyuho Song y Boa Oh, que han pensado en todo: este enchufe no sólo genera electricidad en el momento de enchufarle algo, sino que además, también puede cargarse y almacenarla para otro momento.

Para estar cargado al 100% necesita entre 5 y 8 horas de sol, y nos da la tranquilidad de poder llevarlo encima para solucionar cualquier emergencia. Se acabaron los sudores fríos al darte cuenta de que te queda un 2% de batería en el móvil y no tienes ningún enchufe convencional cerca.

Rueda a la luz del sol

Los europeos somos muy amantes de las bicicletas y Dinamarca es un ejemplo clarísimo de este amor. Puede que no asociemos ese país con este medio de transporte de forma tan directa como lo hacemos con Holanda pero les van a la zaga.

Vale, tienen un buen número de bicicletas, pero, ¿y el sol? Esa asociación cuesta un poco más y parecería más lógico que este invento hubiera nacido un poquito más al sur, pero es obra del danés Jesper Frausig.

El buen hombre se cansó de que los intentos de llevar una bici movida por energía solar le hicieran parecer a uno una especie de bicho raro. Es por ello por lo que se decidió a crear la Solar Bike, un modelo muy llevable en el que las ruedas están cubiertas por paneles solares y la energía se almacena en una batería que parece una botella en el cuadro.

Cargada a tope, esta super bicicleta solar es capaz de facilitarle el recorrido a quien la lleva durante unos 60 km. La de facilitar el pedaleo es una de las ventajas de este tipo de bicis (eléctricas y similares), que a parte de tener una estética puntera, consiguen que uno llegue a los sitios sin necesitar una ducha.

¿Qué te han parecido estas dos maravillas de la energía solar? ¿Conocías o tienes algún gadget solar de este tipo? ¡Queremos saber!

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Google+0Pin on Pinterest0

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Vótalo!

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
0
votos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.