Fachadas verdes: buenas, bonitas y eficientes

fachadas verdes

Tal cual, parece que estas fachadas lo tienen todo, aunque a simple vista sólo cumplan una función estética. Las fachadas verdes están de moda, por muchas razones y no son pocas las empresas que se dedican a instalarlas y a investigar acerca de sus ventajas. Resulta que las señoras con jardines de concurso que con cariño y paciencia han alfombrado los exteriores de sus casas con enredaderas, son unas visionarias. Vamos a explicarte por qué.

Aislamiento térmico natural

Cuando hablamos de eficiencia energética en edificios casi siempre pensamos en el aislamiento térmico que ofrecen ventanas y puertas, los materiales de las paredes, … Pues bien, en este apartado las plantas deberían ser aliadas igual de importantes en nuestra misión eficiente de dejar el frío fuera en invierno y el calor bien lejos en verano. Esto nos ayuda especialemente a consumir menos en calefacción y aire acondicionado, respectivamente.

Cuando el calor aprieta, una fachada cubierta de plantas proporciona

sombra a las paredes y ayuda a reducir su temperatura máxima. Esto es muy efectivo sobre todo en fachadas orientadas al sur en las que “Lorenzo” obra su magia durante la mayor parte del día o en las orientadas al oesta que tienen sol de tarde.

Con temperaturas bajas,  las plantas ayudar a aislar el edificio del frío exterior gracias a una capa de aire entre ellas y la pared. Cuanto mayor sea la espesura de la capa de plantas, mejor funcionará esta protección. 

Barrera protectora

Las fachadas verdes, además de proteger del frío o el calor, son una efectiva barrera protectora frente a varios agentes externos. Pueden aislar del ruido y reducir la contaminación del aire, ya que las plantas son capaces de atrapar ciertas sustancias contaminantes. Además, al contrario de lo que podríamos creer, este tipo de cubiertas ayudan a proteger las superfícies de los edificios de radiaciones ultravioleta así como de la lluvia o el granizo, como si de un chubasquero natural se tratara.

 Zonas verdes y biodiversidad

Este tipo de ventajas son las que pasan más desapercibidas, a pesar de no ser menos importantes que el resto. Tanto las fachadas como los techos verdes suponen un hábitat urbano para insectos y especies vegetales que les sirve de conexión con otras zonas verdes y que contribuyen a engrosar los “pulmones” de las ciudades (parques, jardins, etc).

A parte de esto y de contribuír a la producción de oxígeno, estas fachadas dan una identidad a las viviendas y a las zonas que las tienen y en muchas ocasiones ayudan a convertir edificios estéticamente “duros” en construcciones mucho más agradables. 

En HolaLuz.com somos muy fans de la arquitectura sostenible, ¿y tú?

 

Share on Facebook17Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Google+0Pin on Pinterest0

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Vótalo!

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
8
votos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.