¿Puede el gas natural ayudar a frenar el cambio climático? (I)

España debe cumplir con los objetivos fijados en el Acuerdo de París. En esta serie de dos posts repasamos los retos que afronta el país ante la transición energética y el potencial del gas como solución temporal, mientras se avanza hacia un modelo 100% verde y renovable.

En la clase de las energías, el gas natural no estaría en el grupo de los “popus”. Es comprensible. Su combustión emite CO2 a la atmósfera, un gas que contribuye al calentamiento global de la Tierra. No obstante, dentro de los combustibles fósiles, el gas natural es el que produce menos gases de efecto invernadero, comparado con los derivados petrolíferos (fuelóleo, gasóleo o gasolina) y, especialmente, con el carbón. Teniendo en cuenta esto, ¿puede ser un buen aliado en la transición energética hacia un modelo 100% sostenible?

¿Cuál es el consumo de gas en España?

¿Puede España apostar más por el gas natural para disminuir la emisión de gases contaminantes? Según datos extraídos del informe anual del 2017 de Sedigas, esta es la radiografía más actualizada del sector del gas en España:

  • Con un total de 7,8 millones de puntos de suministro, España tiene un consumo de gas de 756 kWh por habitante. Esta cifra está lejos de la de los líderes de consumo como Países Bajos (4688 kWh) o Reino Unido (4057 kWh).
  • La demanda de gas natural creció, por tercer año consecutivo, en un 9,1%.
    Este aumento fue debido principalmente a la mejora de la actividad industrial y a un mayor consumo de gas para la producción eléctrica.
  • Además, si tenemos en cuenta que en España el 80% de la población vive en municipios con gas, pero solamente el 31% de las viviendas cuenta con suministro, el margen de crecimiento es muy grande.
  • Las matriculaciones de turismos a gas crecieron un 38% en 2017. Este dato demuestra el potencial del gas como alternativa a los combustibles tradicionales como la gasolina o el gasóleo, dado su bajo impacto medioambiental y económico.

En el mercado gasista España tiene un gran ventaja competitiva por su ubicación y sus infraestructuras.

  • En 2017 el país recibió gas de hasta 12 orígenes distintos a través de gaseoducto y por vía marítima, y los distribuyó a través de una red de transporte y distribución de más de 87.000 km.

¿Cómo avanza España hacia la transición energética?

Con el Acuerdo de París, 195 países, entre los cuales se encuentra España, firmaron el primer acuerdo vinculante mundial. Según el acuerdo, España está obligada a reducir sus emisiones contaminantes y reforzar el papel de las renovables en el mix energético. Las actuales directivas europeas exigen a España que el 20% de la energía sea renovable en el 2020 y del 32% en 2030.

Para llegar a los objetivos fijados, en febrero de 2019 España aprobó el anteproyecto de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética. En ella se contempla una reducción de un 20 % de emisiones de gases de efecto invernadero en 2030 con respecto a las de 1990, y de un 50 % en 2050, para lograr la plena descarbonización de la economía.

Sin embargo, España está aún bastante lejos de garantizar dichos objetivos. De hecho, en el 2017, solo el 17,3% de la energía era renovable. Aunque la derogación del impuesto al sol en octubre de 2018 fue un avance revolucionario, los 1100 días de impuesto frenaron el crecimiento de un sector con tendencia a la alza. Aun así, este impuesto prácticamente no llegó a cobrarse y no afectaba a la inmensa mayoría de instalaciones eléctricas. Por ejemplo, mientras que en España hay apenas un millar de autoconsumidores, Alemania sobrepasa el millón.

De hecho, según un informe elaborado por Climate Action Network (CAN) Europe, la coalición europea más grande dedicada a temas de clima y energía, España se encuentra entre la lista de países europeos que están lejos de alcanzar los objetivos firmados en el Acuerdo de París.

Y no es de extrañar, porque sobre la mesa queda el eterno debate del cierre las centrales nucleares y las térmicas de carbón, la reforma el sistema eléctrico, la mejora de las políticas fiscales ambientales o una mayor apuesta por el transporte limpio, entre muchos otros temas.

Si tenemos en cuenta el potencial del mercado gasista español en la descarbonización junto con un crecimiento de las renovables, no cabe duda que este combustible tendrá un papel clave en la transición energética y la reducción del calentamiento global. Te lo explicamos en el segundo post de esta serie.

¿Tienes gas en casa y te interesa conocer nuestras tarifas? Las tienes a un clic. Ver tarifas gas

¿Qué te ha parecido este artículo?

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
1 votos
Comentarios Nuevo comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre la Protección de Datos

Responsable:HOLALUZ-CLIDOM, S.A.
Destinatarios:No serán cedidos a terceros ajenos a los servicios prestados.
Finalidad:Envío de información y/o gestión de los servicios.
Legitimación:Ejecución del contrato y/o consentimiento expreso.
Derechos:Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional:Puede consultar la información addicional detallada sobre Protección de Datos en nuestra web.