La abuela tiene un máster en Eficiencia Energética (IV) – Un día en la vida de la abuela-

blog_ENERO2014

Nos visitó en navidades pero ya la echamos de menos . La abuela de HolaLuz.com es el alma de la compañía, a parte de nuestra asesora energética de confianza. La buena notícia es que a partir de ahora la tendremos por aquí más amenudo. Hoy vamos a conocerla un poquito más a fondo fijándonos en cómo es un día cualquiera en su vida. Empezaremos por revelaros uno de los mayores misterios que la rodean: su nombre es… Eugenia.

Eficiente desde primera hora…

La señora Eugenia se levanta un poco antes de que pongan las calles, como todas las abuelas, (aunque en realidad es un poco diferente a las demás). Desayuna un café con leche con un par de magdalenas y antes de salir a darlo todo al mercado, sobretodo si es lunes, pone una gran olla de caldo a fuego lento, que programa en su “vitro” último modelo para que se apague sola.

Como le queda un pelín lejos y no está para muchos trotes a pesar de la marcha que tiene, coge el autobús, asegurándose siempre de que sea híbrido o totalmente eléctrico (creedme, lo pregunta).

Cuando vuelve  el caldo está listo y todo el piso huele que alimenta. Lo aparta, lo deja enfriar y aprovechando el calor de la vitrocerámica la vuelve a poner en marcha para cocinar algo de lo que ha comprado en menos tiempo del que lo haría si empezara a cocinar con la placa fría. Después de comer, cuándo el caldo mañanero está bien frío, lo divide en varios recipientes de cierre hermético y los congela para tener caldo listo durante una o dos semanas.

Algunos días, tras una sobremesa considerable (nada de telenovelas, ella es más de los documentales de La 2), aprovecha para hacer un par de bizcochos o un par de asados, o un par de bandejas industriales de galletas…lo que sea pero a pares, para aprovechar el calor del horno, que luego se pasa semanas sin tocar. Lo mejor de esto es que cuándo lo hace reparte tuppers a diestro y siniestro y algunos siempre son para nosotros.

…y sin que decaiga cuando cae la noche

La noche no es ninguna excusa para que doña Eugenia deje de ser eficiente, más bien al contrario. Es ese momento del día en el que su despliegue de medios la distingue del resto de abuelas.

Cuando empieza a oscurecer, si es invierno pone un par de horas la calefacción con todo bien cerrado para que el calor le aguante toda la noche y si es verano espera a que el sol se vaya y abre todas las ventanas para refrescar la casa durante la noche y ventilar.

Casi en cualquier estación, cuando anochece del todo, enciende varias velas que tiene repartidas por mesas y estanterías, creando una especie de “chill out de abuela”, todo muy moderno.

Cuando llega la hora de acostarse apaga todo el chiringuito de iluminación eficiente, desconecta la nevera y la programa para que vuelva a encenderse después de dos  horas, consiguiendo un pequeño ahorro a final de mes. El frío se mantiene perfectamente durante ese tiempo y ella se va a la cama con una sonrisa de oreja a oreja, con otro día de super-eficiencia a sus espaldas.

¿Queréis saber más sobre Doña Eugenia? ¡Próximamente seguiremos conociéndola! :)

 

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Google+0Pin on Pinterest0

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Vótalo!

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
1
votos

Comentarios

  • Que crack Eugenia !
    Lo que no he entendido muy bien es lo de las dos horas que desenchufa el frigorífico. Indica que ‘programa la nevera para que vuelva a encenderse después de dos horas…’ Pero desde cuando la tiene desconectada ?
    Cuando se habla de la nevera ese sta hablando de una nevera con congelador? Se desconecta todo durante dos horas sin problema para los alimentos que están refrigerados o congelados?
    Espero que la señora Eugenia me aclaré mis dudas!

    • Hola Jose Francisco,

      Disculpa, no había especificado que doña Eugenia desconecta la nevera al acostarse y la programa para que vuelva a encenderse dos horas después. En principio este truco es recomendable sólo para la parte de frigorífico, no de congelador. Para una nevera que no permita discriminar entre ambas cosas, una posibilidad podría ser subir la temperatura unos pocos grados sólo de la nevera durante esas dos horas. Un saludo y gracias por la consulta y la correción :)

  • Esa abuela es muy lista, debe tener la nevera de última generación; la mía es un combi independiente de Balay con 4 estrellas el congelador y no tengo programador.

    • Hola Anschy,

      Efectivamente, nuestra abuela es muy moderna, pero el truco de la nevera también puede probarse en aparatos menos sofisticados. Si sabes que vas a estar un par de horas sin abrir el frigorífico porque no vas a estar en casa en ese tiempo, por ejemplo, puedes desconectar la nevera y volver a conectarla manualmente cuando vuelvas. O puedes hacer lo mismo subiendo un poco la temperatura si te es difícil desconectarla del todo. Cada caso y cada aparato es un mundo ¡Pero todo es probarlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.