La abuela tiene un máster en Eficiencia Energética (VIII) -Especial vacaciones-

abuela_persianas_500

Hacía ya algún tiempo que no os hablábamos de la señora Eugenia y es que la pobre ha estado bastante liada, entre otras cosas deshaciéndose de comerciales agresivos. Acaba de pasar por la oficina a desearnos unas buenas vacaciones, a darnos envidia a los que aún no las tenemos explicándonos que se va al pueblo y dándonos algunos consejos para seguir siendo eficientes incluso estando fuera de casa.

Dejad la casa a punto

Doña Eugenia ha empezado por hablarnos de cómo deja su casa antes de irse.

Lo primero y principal es haber gastado todo lo que hubiera en la nevera. A ella le han sobrado un par de tomates y algo más que le ha dado a una vecina para el gazpacho. Ha dejado bajados todos los diferenciales y la puerta de la nevera y del congelador abierta para que se descongele (algo muy conveniente de vez en cuando, ya que la acumulación de hielo y escarcha pueden hacer que consuma hasta un 30% más).

Con lo de los diferenciales se asegura, además, que no va a haber absolutamente nada que consuma, de forma que en los días que esté fuera sólo le cobrarán el fijo por la potencia contratada.

Y cuando sólo se va pocos días en plan escapada y no quiere tanto lío, no desconecta la nevera pero sí se asegura de eliminar todo el stand by habido y por haber, como sólo una abuela sabe hacerlo.

Id con ojo con la electricidad del otro

Nuestra abuela es muy respetuosa con las cosas de los demás y con el medio ambiente, así que procura no malgastar electricidad, aunque no la pague ella.

Cuando va a un hotel con sus hermanas procura no poner el aire acondicionado más de lo estricto y necesario y sólo cuando está en la habitación.  Y si se queda en casa de alguna de ellas tiene tanto cuidado con las luces como en su piso, o más.

Aprovechad la luz de “Lorenzo”

Así llaman al sol en su pueblo, dónde desde bien pequeña le enseñaron a aprovechar su luz tanto dentro como fuera de casa.

En verano le encanta cenar fuera y pronto para no tener que encender nada de nada (como mucho un par de velas) y aún le sobra tiempo para entretenerse haciendo algo de ganchillo al fresco en la sobremesa.

Usad aire acondicionado de pueblo

Doña Eugenia ha estado leyendo nuestro análisis sobre los aparatos de aire acondicionado más eficientes pero no la hemos convencido: dice que lo mejor es su aire acondicionado, el de pueblo, el de toda la vida (como mínimo para combinarlo con el otro).

Cuando está allí la hora(s) de la siesta es sagrada, no sin antes bajar los toldos y cerrar persianas para evitar que el “Lorenzo” más rebelde caliente demasiado el ambiente.

Una vez se empieza a ir y a primera hora de la mañana, abre todo de par en par procurando que haya corriente para ventilar y refescar.

Estos son los básicos de la abuela en vacaciones, si ya has empezado las tuyas, ¡tenlos muy presentes y pásalo bien! :)

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Google+0Pin on Pinterest0

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Vótalo!

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
1
votos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.