La luz de mi pueblo II: Meüll y Longalendo, dos pueblos a los que acaba de llegar la electricidad

Web

Hace algunas semanas te hablamos de Algete, una localidad de Madrid que sufre constantes cortes de luz desde hace años (el último esta misma semana, por cierto). Hoy os traemos un par de casos de otros pueblos que tienen una relación complicada con la electricidad, por así decirlo. Es probable que estando un pleno siglo XXI os dejen más que sorprendidos.

Meüll: Y se hizo la luz

Meüll es un pequeño pueblecito de la provincia de Lleida, en Catalunya, con unas 15 casas, de las cuales sólo 2 están habitadas de forma habitual durante todo el año.

El pueblo vio partir a la gran mayoría de sus habitantes en los años setenta y uno de los motivos principales de ello fue la ausencia de suministro eléctrico. Hasta el pasado mes de septiembre esta población ha intentado sustituír la ausencia de red eléctrica con generadores, placas solares y electrodomésticos a gas, pero a partir de entonces empezaron a electrificarse  primero las calles y luego las casas.

5 de ellas ya se han rehabilitado por completo y aunque actualmente viva tan poca gente en el pueblo, la llegada de la luz ha reunido a unas 150 personas (muchos de ellos antiguos vecinos) que lo celebraron con un acto muy especial. Y es que no es para menos, después de tantísimos años sin tener algo tan necesario, ¡cualquiera de nosotros lo celebraría por todo lo alto!

Longalendo: una lucha muy larga

Los habitantes de este pueblo asturiano tampoco habían tenido suministro nunca y su lucha por cambiar su situación ha pasado de generación en generación.

En este caso los propios vecinos se encargaron de habilitar el acceso a la red pero para dar el último paso necesitaban la intervención de la distribuidora y una inversión de 17.000 euros.

Un último paso de sólo 800 metros, los que separaban al pueblo de la red eléctrica para la instalación de la cual sólo era necesaria la colocación de 5 postes.

El milagro tuvo lugar a principios de 2013 y provocó que los descendientes de los primeros habitantes, que como en Meüll se marcharon del pueblo hace décadas, se plantearan la posibilidad de recuperar las casas de sus padres y devolver la vida al pueblo.

Todavía quedan pequeñas poblaciones sin alumbrado público o directamente sin ningún acceso a la red que normalmente se encuentran en zonas muy rurales pero que no tienen tan lejos urbes perfectamente abastecidas. ¿Conoces alguna? ¿Sabías que esto estaba pasando tan cerca de ti? Si puedes contarnos algo más sobre el tema, ¡estaremos encantados de leerlo en comentarios!

 

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Google+0Pin on Pinterest0

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Vótalo!

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
1
votos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.