Para tí, que eres joven, ¡la factura de la luz!

joven_selfie_02_500

Los viernes son una fecha señalada, en general, para casi cualquier persona, pero si eres adolescente, jovencito, llámale x, se convierten en la entrada a ese oasis de fiesta y perdición que ves los lunes, a lo lejos: el finde. Antes de que entres de lleno en él nos gustaría dedicarte el post de hoy y explicarte cómo funciona la factura de la luz como tú lo harías, porque ni es tan chunga de entender ni tú estás tan empanado como creen los viejunos. Al tema.

Diferencias entre comercializadora y distribuidora

Decir  “compañía de la luz” no es algo demasiado exacto. Para que la luz llegue a tu casa es necesario que dos empresas estén metidas en el ajo:

  • Distribuidora: dueña de la instalación y responsable, entre otras cosas, de tomar las lecturas que marca el contador. Será la que te toque por zona, casi como cuando entraste al insti.
  • Comercializadora: da el servicio y te lo factura aunque lo que pagas no se lo llevan sólo ellos sino también la distribuidora y el Gobierno.

Algo así como si organizaras una fiesta en casa de un colega y les pagaras a sus padres y a él para utilizar lo que tienen dentro y por lo que pilles de la nevera. Por suerte,  desde 2003 puedes elegir entre las casas de varios colegas, es decir, entre varias comercializadoras.

Los 4 conceptos clave de la factura

Toda factura de la luz debería tener en cuenta estos conceptos y sólo estos (si hay más quiere decir que te la están colando):

– Coste de energía: podríamos decir que es el Justin Bieber de la electricidad, capaz de despertar amor y odio a partes iguales. Es lo que se cobra por la energía que consumes, osea, como los km que recorre el tren que sale de Sevilla hacia Madrid, el del problema de mates, pero en kWh y de un dia x a un dia y (en HolaLuz.com, del primero al último del mes).

– Coste de potencia: la potencia es como el ancho de banda de la instalación eléctrica; como pasa con los megas que contratas para tener internet, pagas siempre lo mismo uses lo que uses, sólo que aquí, si te pasas de potencia, te quedas sin servicio, oséase sin luz.

Impuesto eléctrico: volviendo a las comparativas eléctricas, este concepto sería Pitbull, porque te guste o no te guste es omnipresente y te lo imponen. Se calcula en base a la suma del coste de energía y el de potencia, como cuando este rapero hace uno de sus featurings, vamos.

– Alquiler de contador: el contador es ese aparatejo que hay dentro o fuera de casa y que mide los kWh que hemos gastado. Puede ser tuyo o de alquiler, aunque la mayoría de gente está en el segundo caso. Más o menos como si el vecino te alquilara la consola.

Podríamos seguir con la comparativa pero entendemos que a estas horas tienes cosas importantes que hacer, así que hala, a disfrutar, y a fardar de nuevos conocimientos.

 

 

 

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Google+0Pin on Pinterest0

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Vótalo!

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
1
votos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.