Producir tu energía es legal: Holaluz monta la 1ª instalación de autoconsumo compartido

Holaluz monta la 1ª instalación de autoconsumo compartido

Ya te lo adelantamos brevemente en uno de nuestros últimos posts sobre autoconsumo pero hoy queremos profundizar en ello. Hemos sido la primera eléctrica en montar una instalación de autoconsumo compartido en España y no podemos sentirnos más orgullosos de ello. Por eso, después de haberte explicado cómo fue todo con la instalación de la empresa de catering eco PlenEat, hoy llega el turno de esta primera instalación doméstica de autoconsumo compartido. Aprovechamos para recordarte y explicarte que producir tu propia energía es legal y desde julio, compartirla también.

Nuestra instalación de autoconsumo compartido

En los últimos meses hemos tenido la suerte de poder iniciar una de las aventuras más emocionantes desde que empezamos en el sector eléctrico: acompañar a nuestros clientes para que puedan producir su propia energía.

Empezamos con ellos en el autoconsumo ofreciendo por un lado instalación de placas solares y baterías electricas (realizando un estudio previo para conocer viabilidad y hacer números) y por otro poniendo a su disposición una Tarifa Solar pensada como soporte para cuando la producción no sea suficiente para satisfacer su demanda.

Como pasó con el individual, con el autoconsumo compartido nos hemos puesto en marcha en cuanto nos ha sido legalmente posible, como detallaremos en el segundo apartado del post. En ambos casos, la indefinición y la desinformación han sido trabas por desgracia muy efectivas para impedir el progreso hacia la sostenibilidad.

Nuestra instalación de autoconsumo compartido está en Rubí, una población cercana a Barcelona que es todo un referente en la transición energética con proyectos como Rubí Brilla) Está conectada a dos viviendas, a las que proporcionará energía eléctrica mediante 7 módulos de energía solar fotovoltaica + una batería inteligente.

Según nuestro estudio, tenemos previsto que el equipo genere 3780 kWh anuales, frente a los 5700 kWh que necesitan las viviendas conectadas a ella. Para cubrir lo que falta, los usuarios de esta instalación podrán disponer de la energía que les suministra Holaluz (con la tarifa eléctrica más ajustada a sus necesidades) cuando la necesiten, ya que siguen conectados a la red eléctrica.

En cuanto a la potencia, partimos de los 5,75 kW que tienen contratados, teniendo en cuenta que la potencia total de la instalación fotovoltaica es de 2,52 kWp (kilovatios por pico de potencia en un momento dado) y que la batería ofrece una potencia máxima de 3 kW. Combinando estas potencias entre sí y según nuestro estudio, sus necesidades habituales de potencia instantánea quedarán perfectamente cubiertas.

Si hablamos de ahorro, teniendo en cuenta solo la energía producida por la instalación de autoconsumo, estos vecinos se ahorrarán unos 464€ al año, con una inversión inicial de 9.000€.

Por último y en absoluto menos importante, estarán apoyando la energía verde por partida doble: por un lado produciéndola y por otra contribuyendo a que el mix general en el que compramos todas las comercializadoras sea cada vez más verde. ¿Cómo? Porque seguiremos siendo su comercializadora y debemos mantener un equilibrio entre el volumen de energía que vendemos y el que volcamos en el mercado mayorista (energía 100% verde) representando a productores para seguir obteniendo Garantías de Origen 100% renovable. El resumen de todo esto es que cuanta más gente nos confíe su electricidad, (a nosotros o a otra comercializadora eléctrica de energía verde) más cerca estaremos de un futuro 100% verde :)

El autoconsumo es legal

Esta afirmación es algo que no todo el mundo sabe. Es algo que comprobamos día a día en redes sociales o desde nuestros canales de atención al cliente. Y como decíamos, la desinformación y los vacíos legales son las armas más poderosas de quienes temen a la sostenibilidad.

En Holaluz ni comprendemos ni compartimos su miedo. Todo lo contrario: creemos que el autoconsumo debe ser una nueva realidad y lejos de desaparecer, nos adaptaremos a ella haciendo lo que hemos hecho siempre, ofrecer la solución energética más eficiente posible, la más respetuosa con el medio ambiente, sencilla y económica que podamos conseguir.

El tristemente famoso “impuesto al sol” ha hecho mucho daño en la línea del miedo y la desinformación que comentábamos, ya que un gran número de personas asume que aplica a todo tipo de instalaciones de autoconsumo, cuando no es así.

Se trata de un impuesto que grava a la energía que se autoconsume, no a la que se produce y que no deben pagar una parte de las instalaciones llamadas de Tipo 1 (hasta 100 kW de potencia -el productor produce solo para sí mismo-), las de menos de 10 kW. Dicho de otra forma, la inmensa mayoría de las instalaciones domésticas :)

Por otro lado tenemos la reciente legalización del autoconsumo compartido en España. El pasado 2 de junio el Tribunal Constitucional anuló la prohibición del Gobierno a este tipo de instalaciones (recogida en Real Decreto 900/2015) y nosotros nos pusimos manos a la obra, adelantándonos la aprobación de la regulación catalana respecto a esta nueva situación legal. Esto quiere decir que aunque el TC dejó en manos de cada Comunidad Autónoma la elaboración de la regulación sobre autoconsumo compartido, la anulación de la prohibición nos legitima para empezar con esta y otras instalaciones de este tipo. Es más, Canarias ya se ha pronunciado al respecto diciendo que eliminar la prohibición ya es suficiente y que no consideran que deban añadir directrices al respecto. Por suerte el autoconsumo individual ya era totalmente legal, algo que se recogía también en el Real Decreto 900/2015.

Por otro lado, a nuestra instalación de Rubí solo le falta la validación de distribuidora, en la que estamos trabajando.

Como ves, nuestro viaje hacia la eficiencia total va viento en popa y haremos todo lo que esté en nuestra mano para que nada ni nadie nos pare. ¿Estás con nosotr@s?

Share on Facebook258Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn98Google+0Pin on Pinterest0

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Vótalo!

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
10
votos

Comentarios

  • “…estos vecinos se ahorrarán unos 464€ al año, con una inversión anual de 9.000€.”

    ¿No lo comprendo: cada vecino se ahorrará 464€ al año, o es entre todos?

    ¿La inversión de “anual” 9.000€ no será la inversión total en la instalación?

    • Buenos días Emilio,

      Disculpa, los 464€ corresponden al ahorro total anual entre los dos vecinos. La inversión también es conjunta pero como bien dices se trata de la inversión total inicial, no anual. Gracias por avisar del error, ya lo hemos corregido. Un saludo :)

  • 18 años para amortizar la inversión suponiendo mantenimiento cero. No me salen las cuentas…

    • Hola Adrían,

      Efectivamente, en este momento las cuentas están aproximadamente como explicamos, aunque hay dos aspectos importantes. Si disminuye la demanda de energía en la red debido a que aumentan este tipo de instalaciones (y que idealmente las compañías que además de vender electricidad representamos a productores de energía renovable volcándola al mix general conseguimos que éste cada vez sea más verde), el precio de la energía disminuirá. Esto quiere decir que el ahorro será mayor y el tiempo de amortización de la inversión disminuirá. Todo ello provocará también el cierre de nucleares y plantas similares, carísimas de mantener, además de (probablemente) provocar una posible eliminación del ahora ya obsoleto impuesto eléctrico, destinado a ayudas para la minería del carbón. El segundo aspecto repercute en algo mucho más improtante que nuestro bolsillo aunque ahora no nos lo parezca: la conservación del medio ambiente y por tanto, de la vida. Puede sonar utópico pero cae por su propio peso: si seguimos dependiendo de recursos energéticos que se agotan y que además contaminan, pronto el dinero importará bien poco. El ahorro es importantísimo, desde luego y somos conscientes de que quizá cuesta hacer esta especie de “acto de fe” en forma de inversión, pero como todas las revoluciones, la energética también requiere cierto esfuerzo inicial. Estamos convencid@s de que valdrá la pena y de que ya hace tiempo que dejó de ser solo una opción. Muchas gracias por leernos :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.