Próximamente en sus veranos…¡El microondas del frío!

Print

Imagina un día en pleno agosto, de los de 40 grados a la sombra y una humedad totalmente palpable, nada de relativa. Llegas a casa después de hacer la compra con el único objetivo de estirarte en el sofá, poner la tele y dejar que empiece la magia…pero te falta algo y al darte cuenta, se te cae el alma a los pies: las latas que acabas de comprar están calientes y matarías por una bien fresquita. La opción más sencilla sería meterlas un rato en el congelador pero…¿por qué esperar si puedes conseguir lo mismo en 45 segundos?

¿Cómo funciona?

El sistema, llamado Rapid Cool, utiliza una tecnología patentada como V-tex y que consigue enfriar bebidas bajo demanda, en menos de un minuto.

Hasta ahora se habían hecho pruebas para conseguir esto mismo que daban problemas sobre todo con bebidas carbonatadas, es decir, refrescos, cervezas y otras bebidas con gas. ¿Qué pasaba? Por un lado, si se enfría una lata demasiado rápido las capas exteriores del líquido se congelan y sólo se consigue la temperatura deseada en la parte interior.

Más adelante descubrieron que esto se resolvía moviendo la lata mientras se enfriaba, lo cual da un resultado más que aparatoso al querer abrir bebidas con gas de forma “elegante”.

¿La solución? Los investigadores de Enviro Cool, la empresa británica que junto a la firma española Dymtec y con financiación de la Unión Europea ha patentado esta tecnología, han descubierto que combinando el movimiento de las bebidas con su rotación a una velocidad determinada se consiguen salvar los dos problemas. El resultado, la bebida se enfría rápidamente de forma uniforme y no hay sorpresas al abrirla. Prácticamente magia.

¿Qué aplicaciones y ventajas tiene?

La primera fase del desarrollo está dirigida a comercios, de forma que los vendedores podrán sustituir sus grandes neveras por dispositivos V-Tex. Con ello evitarán tener que almacenar bebidas en las neveras durante horas, con el ahorro energético que esto supone.

Hablamos de un hasta un 80% de eficiencia respecto a neveras convencionales y de un 54% en relación a las de puertas de cristal. ¿Os imagináis el ahorro en la factura de la luz y el beneficio para el medio ambiente que esto puede suponer?

Además, los ingenieros del proyecto han incorporado un brazo robótico a estos dispositivos para que dispensen automáticamente las latas y botellas a los clientes.

Los consumidores holandeses podrían ser los primeros afortunados en probar el invento, aunque se espera unir fuerzas entre fabricantes de neveras y distribuidores de bebidas para que este sistema se expanda de forma masiva por el mercado europeo.

¿Y cuál sería el siguiente paso? Pues, si todo va bien, poder tener esta maravilla de la eficiencia energética en nuestras casas a fin de evitar la situación que os comentaba al principio (y en bares, restaurantes, oficinas…). Los ingenieros hablan de dispositivos independientes como el de la ilustración y también de módulos incorporados en las neveras de toda la vida.

Sea como sea, puede que no lleguen a tiempo para este verano que en breve empezaremos pero…¡esperamos tenerlos para el siguiente!

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook51Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Google+0Pin on Pinterest0

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Vótalo!

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
0
votos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.