¿Sabes cómo te afecta la luz del sol?

Print

Sabemos que hay que tener cuidado con ella, que nuestro cuerpo la necesita (en pequeñas dosis) y que nuestra piel se pone morena cuando estamos un tiempo bajo los rayos del astro rey pero…¿Sabes que la luz del sol puede afectarte a otros niveles? Estamos en la época del año en la que más podemos disfrutar de ella, así que vamos a echarle un vistazo. Porque no sólo de luz artificial vive HolaLuz.com :)

¡A supervitaminarse!

Tomamos prestado el mítico consejo de Super Ratón para hablar del efecto positivo que tiene la luz del sol en nuestra piel. Porque no, no todo lo que puede hacernos el sol en la piel es malo si le echamos “cabeza”.

Los rayos UV nos ayudan a producir vitamina D encargada de favorecer la absorción del calcio y el fósforo, aunque no cabe duda de que debemos tomar este beneficio con moderación. Con 5 o 10 minutos de sol, dos o tres veces por semana, nuestros depósitos de vitamina D tendrán carga suficiente para funcionar estupendamente.

Haciendo equilibrios

Los mismos rayos UV son los responsables de metabolizar el colesterol, es decir, de procesarlo correctamente y mantener su equilibrio, por lo que en verano y por norma general, el nivel de colesterol disminuye. Es más, se ha comprobado que las personas que viven en climas soleados tienen menos probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares.

La luz solar también puede ayudar a equilibrar la presión sanguínea a aquellas personas que la suelen tener por las nubes. ¿Cómo? Pues por el efecto que provoca en los vasos sanguíneos superficiales, dilatándolos y aumentando la circulación de la sangre en la piel, de forma que la presión arterial disminuye.

Luz protectora

Puede que no te hayas dado cuenta pero es muy probable que un invierno precedido de unas vacaciones de verano especialmente soleadas te traiga menos resfriados. ¿Por qué?

Pues resulta que el sol aumenta el número de glóbulos blancos, los encargados de hacer una primera defensa ante cualquier virus. Es decir, una buena dosis de sol durante dos o tres meses puede crear un ejército fuerte para los meses en que eres más vulnerable.

Más actividad, mejor sueño y mejor humor

Esta luz natural no sólo afecta al funcionamiento de nuestro cuerpo, sino también al de nuestra mente.

Seguro que te has dado cuenta de que en verano estás más activo y de mejor humor y eso no pasa sólo por el buen tiempo,  las terracitas y las vacaciones (que también) sino por el aumento de horas de luz solar. Y con ella el aumento de la serotonina, un neurotransmisor relacionado con la sensación de bienestar.

Por si esto fuera poco en verano nos resulta más fácil levantarnos descansados a pesar de haber dormido poco. Y aquí entra en juego la melatonina, una hormona que regula los ciclos de sueño y que desciende en las épocas de más luz, manteniéndonos despiertos y descansados más fácilmente.

Estos serían algunos de los beneficios más destacables de la luz del sol pero recuerda que lo más importante es tomarlo con muchísima precaución, con la protección adecuada, evitando las horas centrales del día y sin pasarse. ¡A disfrutarlo!

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Google+0Pin on Pinterest0

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Vótalo!

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
7
votos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.