¿Sabes lo que tienes contratado? Exige transparencia a tu comercializadora eléctrica

que tienes contratado

Si cuándo vamos a comprar el pan pedimos dos barras de cuarto, nos las dan y no hay más misterio, ¿Por qué con nuestra luz no pasa lo mismo? Hoy daremos un repaso a aquellas cosas que deben quedarte claras respecto a tu suministro y tu factura.

Todo lo que tiene que ver con tu luz, paso a paso

Para empezar, es importante saber qué tenemos contratado en relación a nuestro suministro eléctrico, empezando por tener claro si pertenecemos al mercado libre o al regulado.

Podremos saberlo consultando una factura cualquiera. Si en “Tarifa de acceso” aparecen las siglas TUR, quiere decir que estamos en el mercado regulado y que tenemos la Tarifa de Último Recurso, (la más económica), si no es así, el contrato está en el mercado libre. Esta tarifa es sólo para contratos de menos de 10 kW de potencia contratada y sus precios los fija el gobierno, pudiendo revisarlos una vez cada trimestre. Si antes tenías esta tarifa pero por un cambio en tu contrato dejaste de tenerla, debes saber que puedes solicitar volver a ella.

Otra opción es cambiar a una comercializadora del mercado libre como HolaLuz.com, que para menos de 10 kW iguala el precio de la TUR. Tras más de  2 años de experiencia como comercializadora de electricidad hemos comprobado que aproximadamente un 70% de los usuarios del mercado libre que nos han pedido comparativas, están pagando tarifas más elevadas que la TUR, sin saber que pueden acogerse a ella o contratar con una comercializadora que iguale los precios de esta Tarifa de Último Recurso.

En este mercado las tarifas son fijadas por cada compañía, aunque todavía no hemos llegado a la liberalización total y esto limita la oferta. Van en función de la potencia: para hasta 10 kW las opciones son la 2.0A y su variante con discriminación horaria, la 2.0DHA, que divide el día en dos períodos horarios con un precio diferente cada uno. Si tienes entre 10 y 15 kW tu tarifa será la 2.1A, con su variante 2.1DHA y para contratos de más de 15 kW tenemos la tarifa 3.0.A.  A partir de ahí se trata de grandes potencias que se contratan de forma personalizada.

Para evitar pagar de más, es importante tener contratada una potencia adecuada. Si nos sobra, bajarla puede suponer una rebaja en el coste fijo de nuestra factura de la luz y en algunos casos incluso bajar a una tarifa inferior, consiguiendo así un mayor ahorro. Contacta con tu comercializadora para que te aconsejen sobre tu potencia.

Lo que debe incluír tu factura

Por último, pero no menos importante, es fundamental que todo lo que te facturan te quede claro. Tu factura de la luz sólo debería incluir 4 conceptos:
Término de potencia (coste fijo por tu potencia contratada)
Término de energía (coste variable, según la energía que consumas)
Impuesto eléctrico (lo fija el gobierno y va destinado a ayudas para la minería del carbón).
Alquiler del contador (lo cobra la distribuidora a través de la comercializadora).

Si encuentras cualquier concepto que no sea alguno de los anteriores, sospecha, es más que posible que te estén cobrando algo que no necesitas (como por ejemplo un servicio de mantenimiento) o que te apliquen descuentos que en ocasiones esconden permanencias.

Lo más aconsejable si detectamos algo así es contactar con nuestra comercializadora y pedir que nos expliquen todos los detalles. Si vamos a dar de alta un nuevo suministro es igualmente importante tener claros todos los costes que vamos a pagar y lo que suponen. Aquí encontrarás esa información en caso de que quieras hacerlo con nosotros. ¿Tienes alguna duda? Adelante, consulta lo que necesites en comentarios o en hola@holaluz.com.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Google+0Pin on Pinterest0

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Vótalo!

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
0
votos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.