Controla tu consumo con Efergy, ¡no dejes que él te controle a ti!

SorteoEfergy4_500

Si nos lees a menudo es probable que ya conozcas a este pequeño gran aparato. Su nombre es Efergy y es un monitor energético, un pequeño aliado que nos ayuda a controlar la potencia que utilizamos y la energía que consumimos. Este es el cuarto jueves que le dedicamos y también es la última oportunidad para conseguir uno totalmente gratis desde aquí.

Esto es lo que hemos dicho hasta ahora de él:

¿Qué es Efergy y cómo puede ayudarte?

Cómo un Efergy puede desenmascarar leyendas urbanas

Pon un Efergy en tu vida y toma el control

 

Tanto si lo consigues como si no y aunque a veces parezca que no hay nada que hacer ante la subida del precio de la luz, todavía quedan formas para controlar tu consumo. I no, por lo general no son leyendas urbanas como la de la imagen.

Estas son nuestras 10 preferidas:

1.Potencia

Revisa tu potencia contratada para ajustarla a tus necesidades, evitando pagar de más en el término fijo. Por cada kW reducido ahorrarías unos 61 euros anuales.

2. Discriminación Horaria

Según como consumas, considera cambiar a tarifa con discriminación horaria. Si haces o puedes hacer a partir de un 30% del consumo diario en el horario valle (el más barato) ya te sale a cuenta. Dependiendo de cada caso es posible ahorrar hasta un 50% en la factura.

3. Standby

El standby (o conjunto de lucecitas que se quedan en marcha una de las “sanguijuelas” energéticas de muchos suministros. Utiliza regletas para apagar completamente los aparatos que no puedan apagarse del todo por sí mismos. Hacer esto supone ahorrarte en un año la factura de un mes, aproximadamente.

4. Iluminación

Adapta la iluminación de tu hogar a cada momento y elige la bombilla adecuada para cada zona, si es posible de bajo consumo.

5. Calefacción eléctrica

Aísla adecuadamente puertas y ventanas para evitar que el calor se pierda y que el frío entre.

6. Aire acondicionado

Procura no bajar de los 25ºC y apágalo unos 30 minutos antes de salir de casa. El frío residual será más que suficiente para ese rato.

7. Nevera

No pongas alimentos calientes dentro de la nevera, subirás la temperatura e impedirás que el resto de cosas se enfríen correctamente.

Cuando descongeles hazlo pasando el alimento a la nevera en lugar de dejarlo fuera, de esta forma el aparato aprovecha el frío que desprende.

8. Lavadora y lavavajillas

Siempre que sea posible, utiliza programas cortos de lavado en frío.

9. Cocina

Aprovecha el calor del horno o el de la vitrocerámica para cocinar varias cosas a la vez (o una después de otra) y apágalos un poco antes de lo necesario para que los alimentos se acaben de cocinar con el calor residual.

10.  Electrodomésticos en general

Normalmente eso de que un aparato gasta más al ponerlo en marcha que dejándolo encendido constantemente aunque a menor potencia (el ejemplo clásico sería la calefacción, como te explicamos en con la imagen) no es del todo cierto. O en todo caso puede depender de cada modelo. Hacer pruebas puede ayudarte a descubrirlo.

Si a todo esto le añades tus propios trucos y un monitor energético, el ahorro, por mínimo que sea, está garantizado :)

 

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Google+0Pin on Pinterest0

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Vótalo!

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
2
votos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.