Fuego eléctrico, la solución más cool contra el frío

El ser humano ha intentado copiar a la naturaleza desde el inicio de los tiempos. No podemos evitar sentir envidia sana cuándo vemos que a ella las cosas le salen perfectas sin proponérselo y no nos queda otra que fijarnos y aprender. El fuego eléctrico es un buen ejemplo de ello. Se trata de una simulación del fuego real mediante electricidad. ¿Queréis saber cómo funciona? Veámoslo.

Chimeneas eléctricas

Si nos imaginamos un ambiente casero y acogedor, una de las primeras cosas que nos viene a la cabeza es una chimenea. El ambiente que crean, la luz y el tipo de calor que desprenden es prácticamente inimitable, pero las chimeneas eléctricas son lo más parecido que podemos encontrar.

Se trata de dispositivos que, además de proporcionar calor, sirven como elemento decorativo (como las chimeneas tradicionales) con modelos que se adaptan a cualquier tipo de decoración. Los hay tanto independientes y portátiles como encastrados a la pared, de estilo retro, rústicas, minimalistas…

 

Puntos a favor…

Existen una serie de factores que convierten a este tipo de chimeneas en una opción que incluso mejora las chimeneas tradicionales.

– Se pueden colocar en cualquier lugar, sin necesidad de salida de humos ni ninguna otra obra. Tan solo es necesario enchufarlas a una toma eléctrica.

– No emiten ni humos ni resíduos sólidos (ceniza, brasas, hollín, etc), lo que les dota de una mayor eficiencia energética que a sus “hermanas” de fuego real.

– Recrean el efecto de las llamas mediante una serie de efectos ópticos. Tienen bases de piedras, troncos cerámicos, etc, meramente decorativos. Estos dos factores las convierten en aparatos más seguros que los que funcionan con fuego real.

– La mayoría de modelos permiten regular la intensidad  mediante un mando a distancia,  según queramos brasas o el efecto de un fuego más vivo.

– Su coste, en general, resulta más económico que el de una chimenea de obra.

…Y en contra

Aunque estas chimeneas suponen una apuesta moderna y eficiente, no todo es de color de rosa. A priori sólo tienen una desventaja pero por desgracia es de un peso considerable: tienen un gasto energético elevado, lo cual puede verse reflejado en nuestra factura de la luz. 

El secreto está, como en todos los aparatos que tienen un alto consumo eléctrico, en utilizarlos puntualmente e intentar buscar el modelo más eficiente.

Cómo siempre, intentamos daros la màxima información, con sus luces y sus sombras, para que podáis decidir si os interesa o no. Y por supuesto, si alguien tiene o conoce este tipo de chimeneas, ¡Su opinión al respecto será más que bienvenida! :)

 

Imágenes | Chimeneas Mediterránea

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Google+0Pin on Pinterest0

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Vótalo!

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
1
votos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.