Vatios, voltios y amperios: la explicación de Snape vs la de Mary Poppins

El sector eléctrico tiene conceptos complejos y palabras que pueden confundirnos. En este post queremos dejar bien claras las diferencias entre 3 de ellas, vatios, voltios y amperios y cómo no, explicar lo que las relaciona.

Los vatios, voltios y amperios son unidades de medida eléctricas y es bastante común confundir unas con otras. Hoy pondremos todo en su sitio con dos metodologías distintas: una explicación más “seria” y técnica, la que creemos que daría el profesor Severus Snape, de la saga Harry Potter, (posiblemente el más fiable pero con menos chispa de todo Hogwarts) y otra mucho más edulcorada (literalmente), de la mano de Mary Poppins.

Vatios, voltios y amperios explicados por el Profesor Snape…

 

Vatio o Kilovatio: deben su nombre James Watt (watt= vatio), uno de los responsables de la máquina de vapor. Ambos son unidades de medida eléctrica que hacen referencia a una magnitud de potencia y es común que se confundan con los vatios o kilovatios-hora, que son una magnitud de energía. Usamos el kilovatio (kW) para hablar de potencia eléctrica, de manera que una cantidad determinada de kW representan la potencia generada de acuerdo a la diferencia entre una corriente eléctrica de 1 amperio  y 1 voltio.

La potencia es una magnitud instantánea, por eso cuando hablamos de la potencia contratada de una instalación, nos referimos a la potencia máxima que puede admitir con una serie de aparatos funcionando al mismo tiempo en un momento determinado. Por eso cuando la excedemos, saltan los plomos.

Vatio o Kilovatio-hora: en este caso, en cambio, se mide la energía en lugar de la potencia, en concreto la energía disfrutada durante un tiempo determinado, los kilovatios-hora (kWh) disfrutados en una hora. Es común decir: “este mes he consumido 300 kW”, cuando lo correcto es decir “este mes he consumido 300 kWh” (y si ya queremos decirlo para nota, deberíamos expresarlo así: “este mes he consumido 300 kWh”).

Voltio: debe su nombre a Alessandro Volta, inventor de la pila. Esta unidad mide el potencial eléctrico, la fuerza electromotriz y  la tensión eléctrica. Se entiende como la diferencia de potencial a lo largo de un elemento conductor cuando una corriente de un amperio consume un vatio de potencia.

La aplicación más común en electricidad es para determinar el voltaje de un enchufe u otro conductor a nivel de la tensión eléctrica que soporta. Para instalaciones eléctricas domésticas, actualmente suele fijarse el standard de 230v (voltios), mientras que hace años eran 220v. Dicho esto, también debemos evitar decir que “consumimos voltios”, algo más común de lo que puede parecer…

Amperio: su nombre es un homenaje al físico y matemático André-Marie Ampère. Es la unidad que mide la intensidad de corriente eléctrica. La definición oficial más moderna data de 1948 y es la siguiente: “Un amperio es la corriente constante que, mantenida en dos conductores rectos paralelos de longitud infinita, de sección circular despreciable, y colocados a un metro de distancia en el vacío, produciría entre estos conductores una fuerza igual a 2 x 10–7 newton por metro de longitud.”

Es decir, el fluir de la energía entre el enchufe y el aparato que enchufamos se mide en amperios. También existen los amperios-hora, que son una unidad de carga eléctrica. En este caso se usa para expresar la capacidad de baterías eléctricas o dispositivos similares.

Creemos que Severus estaría orgulloso (su nombre de pila no engaña a nadie).

… vs cuando te los explica Mary Poppins

En el caso de la niñera más famosa del universo, las cosas tomarían otros derroteros. Como buena amante del dulce y “lateral thinker” que es, imaginamos que Mary Poppins hubiera sido un poco menos literal y hubiera apostado por usar una metáfora con el azúcar como elemento clave. Después de todo, según una de sus canciones en la película: “Con un poco de azúcar esa píldora que os dan, la píldora que os dan…pasará mejor”… y este tipo de conceptos del mundo de la electricidad vienen a ser esa píldora.

De esta forma, creemos que hubiera dicho algo parecido a esto:

Pongamos que tienes un bol lleno de terrones de azúcar (una gran fuente de energía, ciertamente). Si cada terrón es un kilovatio, los que seas capaz de comer en una hora serán kWh, es decir, kilovatios-hora. La potencia eléctrica podría ser la energía que ingieres en un momento dado.

La tensión eléctrica, medida en voltios, sería la capacidad de tu estómago para aguantar la ingesta de cierta cantidad de azúcar. Tal como pasa con el voltaje de un enchufe o una instalación, sería conveniente que conocieras ese límite de antemano, para no tomar demasiado azúcar que pudiera provocarte dolor de estómago (como mínimo), algo así como una subida de tensión que causa un cortocircuito.

Por último, los amperios podrían ser el “flujo” de terrones que puedes comer a la vez en un momento dado.

Probablemente cerraría con un: y recordad, no os toméis todo esto al pie de la letra o de lo contrario os castigaré sin entrar en los cuadros de tiza del parque durante un mes entero.

Hasta aquí estas dos versiones de algunas de las unidades de medida eléctricas, (ambas para no iniciados) ¡quédate con la que prefieras!

Y ahora que ya sabes que la electricidad y el cine son dos de nuestras aficiones… te invitamos a saber más ;)

Cónócenos

Share on Facebook19Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Google+0Pin on Pinterest0

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Vótalo!

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
8
votos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.