Voy a comprar un equipo de aire acondicionado ¿Qué debo tener en cuenta?

Print

¿El verano te ha pillado con un equipo de aire acondicionado de otro siglo? ¿O estropeado? ¿O poco eficiente? ¿O nunca has tenido uno pero has decidido que de este verano no pasa? Depende de dónde vivas aún tienes un pelín de margen para reaccionar, ya que en algunas zonas el verano onfire aún no ha llegado del todo. Si este es tu caso, atento, porque vamos a repasar las claves para comprar un equipo en condiciones.

Todo legal

Si vives en una comunidad de vecinos y quieres instalar la parte exterior de tu equipo (el condensador) en la fachada, deberás contar con su aprobación, de lo contrario no sería legal hacerlo.

Si les parece bien podrás elegir entre una gama más amplia de modelos, en cambio si no lo aprueban te verás obligado a escoger uno que permita colocar el condensador dentro de tu casa.

Un claro ejemplo de estos últimos es el modelo de ventana, para el cual hay que hacer un hueco en alguna ventana o balcón de forma que parte del condensador quede fuera de la vivienda y la otra parte dentro.

¿Por frigorías no te viene nada? ¿Y por kW?

Es más que probable que cuando te hablan de frigorías no sepas a que se están refiriendo. Se trata de una unidad de medida no oficial que mide la absorción de calor en kilocalorías negativas. Técnicamente sería la capacidad de enfriar de un aparato, pero lo mejor es, además, conocer su equivalencia en kW de potencia.

Debes tener claras las estancias que quieres climatizar y lo que miden, de esta forma los expertos del establecimiento donde vayas a comprar el equipo, sabrán aconsejarte sobre los kW que necesitas. La clave está en elegir el mínimo necesario para conseguir estar frescos sin que se nos vaya el bolsillo en ello y tener en cuenta la potencia contratada que tenemos en nuestra instalación (en general).

Ahorro energético y silencio

Los ponemos juntos porque prácticamente van de la mano y son igual de importantes. La tendencia actual de los fabricantes es hacer electrodomésticos cada vez más eficientes, es decir, capaces de hacer lo mismo con menos (menos potencia y/o menos consumo).

A la hora de comprar tu equipo de aire es muy importante que te fijes en su etiqueta de certificación energética, que los clasifica según su eficiencia y decantarte por los de Clase A, los más eficientes, siendo el máximo A++.

A más eficiencia, más coste, pero una pequeña inversión extra ahora puede traerte un gran ahorro inmediatamente, con lo que la amortizarás bastante rápido en tu factura de la luz. Y a mayor eficiencia, más silencio.

A parte de esto hay que tener en cuenta el tipo de aparatos más adecuados para nuestras necesidades (fijos, móviles, split, multisplit, frío/calor…) y como consejo general dejarnos asesorar siempre por un experto. O aún mejor, consultar con más de uno ;)

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Google+0Pin on Pinterest0

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Vótalo!

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
20
votos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.