Obsolescencia programada: ¿Mito o realidad?

Obsolescencia programada

Es difícil que a alguien le siga pareciendo un mito, pero puede que un nombre y un concepto tan rebuscado y propio de una conspiración de película no nos parezca real. La obsolescencia programada existe, es como un secreto a voces del que, en general, no interesa hablar. Hoy veremos qué es, qué tiene de malo y qué de bueno.

Crónica de una avería anunciada

Esa sería la definición básica del concepto. Es algo que afecta a todo tipo de aparatos electrónicos y al parecer consiste en programarlos para que duren un tiempo determinado.

¿Sabéis cuándo las abuelas dicen aquello de, “antes las cosas durabán más”? Pues no es un decir, ya que como de costumbre tienen toda la razón y no se trata de algo fortuito.

Pero, exactamente, ¿A qué nos referimos con lo de “antes”?, pues aproximadamente a la época anterior a 1930. A partir de ahí los bancos empezaron a motivar a los fabricantes a que ampliaran sus negocios ofreciéndoles créditos y a ellos se les ocurrió acortar la vida de los productos que fabricaban para crecer.

Pros y contras

Ante todo habría que puntualizar para quién supone un pro y para quién un contra que la obsolescencia programada exista.

Para los empresarios y fabricantes encargados de producir y lucrarse con ello, es , en principio, una ventaja, ya que aumenta su volumen de negocio. Aun así y en contra de lo que podría parecer, para ellos también puede suponer algo negativo, ya que si la producción se multiplica también lo hacen los residuos, al tiempo que se reducen las materias primas, dos cosas que nos afectan a todos.

A los consumidores, además, nos afecta al bolsillo. Y en contra de lo que algunos defensores podrían decir, alargar la vida de los productos no provocaría un descenso de puestos de trabajo, sino que crearía otros nuevos, ya que los negocios de segunda mano y reparación funcionarían más y mejor.

Obsolescencia y luz

Existe un movimiento anti-obsolescencia  que hasta ahora ha estado un poco en la sombra pero que poco a poco va saliendo a la superfície. Uno de sus impulsores es Benito Muros, el inventor de la bombilla que puede durar toda la vida.

A él se suman otros pioneros en este tipo de bombillas, inspirados en la Bombilla Centenaria de Livermore, que lleva la friolera de 112 años encendida. Aunque ya no ilumine como el primer día, se trata de la prueba “viva” de que las bombillas pueden durar 100 años, o más y sirve de inspiración a quiénes investigan para volver a ese tipo de productos.

Qué os parece, ¿Creéis que la obsolescencia programada dejará de existir? ¿Lo habéis notado en algún aparato recientemente? Podéis contárnoslo en los comentarios de este post, en Facebook o en Twitter.

 

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Google+0Pin on Pinterest0

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Vótalo!

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
3
votos

Comentarios

  • Hola amigos

    Veo que hacéis referencia a Benito Muros y un supuesto movimiento “Sin obsolescencia programada”.

    Si rascáis un poco veréis que las bombillas LED que vende (a precios desorbitados) son bombillas LED baratas importadas desde China y que este señor no ha inventado nada. Simplemente es una burda operación de marketing.

    Prefiero que no publiquéis este post y que verifiquéis lo que os digo en la red, simplemente os aviso para que podáis modificar el post.

    Saludos
    David Quiñones Miranda

    • Hola David,

      Te agradecemos tu aportación e intentaremos contrastarla con otras opiniones antes de plantearnos una posible corrección del post. De todas formas, mencionamos a Benito Muros sólamente como ejemplo de los muchos implicados en la investigación de bombillas de larga duración. Os mantendremos informados de las averiguaciones que hagamos al respecto. Un saludo.

    • Hola Albert,

      Justamente porque el debate ¿Mito o realidad? respecto a la obsolescencia programada está a la orden del dia, nos interesan mucho aportaciones como la tuya. Es un artículo muy completo e interesante, realmente hace que nos replanteemos la veracidad de estas bombillas. Imaginamos que el tiempo pone a cada uno en su lugar, estaremos atentos a posibles novedades que ayuden a esclarecer un poco el asunto. Muchas gracias :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.