Peces eléctricos: Peligrosos habitantes marinos que generan electricidad

¿Sabías que existen peces que son capaces de producir electricidad? Hoy os contamos en nuestro blog la maravillosa historia de estos habitantes de las profundidades marinas.

electric fish

Los expertos dicen que todavía queda una inmensa parte del fondo marino por descubrir. Esta afirmación, a parte de hacernos sentir muy pequeños, también genera cierto miedo al pensar en las criaturas desconocidas que puede haber por esos lares. Esta inquietud aumenta si tenemos en cuenta que los seres que ya conocemos tienen características tan sorprendentes como la capacidad de generar electricidad. Sí, sí, ¡Los peces eléctricos existen!

Ataque y defensa

En nuestros ríos, mares y océanos hay peces y otros familiares suyos que no necesitan de sofisticados sistemas de púas lanza veneno y cosas por el estilo. Les basta con un abrazo. Pero claro, no se trata de un abrazo cualquiera, sino de uno que genera una descarga eléctrica que puede servir tanto para prevenir un ataque como para llevarlo a cabo. Y no, no es siquiera parecido al típico chispazo provocado por electricidad estática. 

El ejemplo más conocido es el abrazo de hasta 600 voltios de la anguila eléctrica, una especie de serpiente marina con cara de pocos amigos que puede matar a otros peces o a otros animales del tamaño de una persona adulta. Algunos familiares ilustres de esta asesina marina son el pez gato eléctrico y la raya eléctrica.

Otro ejemplo de ataque a través de la electricidad, aunque esta vez bastante más sibilino y sutil, es el que llevan a cabo los tiburones. Son los animales que cuentan con las mejores habilidades electroreceptoras, gracias a unos “sensores” ubicados en el hocico. Esto significa que captan estímulos eléctricos con facilidad, lo cuál les permite detectar los campos eléctricos que emiten sus presas. Por si su aspecto y sus mandíbulas llenas de dientes fuera poco.

 Orientación y otros usos “pacíficos”

La electricidad que poseen o captan algunos peces no sólo les sirve para cazar y evitar ser cazados. La electrorecepción se da gracias a que todo pasa bajo el agua, uno de los mejores conductores de electricidad y le proporciona información al pez sobre su entorno a base de señales eléctricas.

A través de diferentes tipos de sensores, los peces capaces de captar con facilidad impulsos eléctricos los utilizan para orientarse, especialmente en aguas turbias, consiguiendo evitar obstáculos y saber hacia dónde van.

Otros usos de este “superpoder” acuático van desde la comunicación entre individuos de la misma especie hasta estrategias de atracción sexual. Cómo véis, no todo es violencia en el mundo de los peces eléctricos.

Llegados a este punto es difícil decidir si lo más soprendente de todo ésto es que estos bichejos tengan estas capacidades o que los investigadores hayan consguido averiguarlo, ¿No os parece?. Nosotros lo dejamos en un ajustado empate.

Sí, somos un poco frikis de la biología ;) ¿Quieres descubrir el resto de cosas que nos caracterizan?

Conócenos

Share on Facebook1Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Google+0Pin on Pinterest0

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Vótalo!

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
26
votos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.