Todo lo que debes saber sobre la calificación energética de tu casa

¿Quieres alquilar una vivienda o mejorar la eficiencia energética de tu casa? ¡Te contamos por qué es importante la calificación energética de una vivienda y cómo se puede mejorar!

El pasado 1 de junio de 2013 entró en vigor el certificado de eficiencia energética, documento imprescindible si quieres alquilar o vender un inmueble. Este documento, exigido por el Ministerio de Indústria, recoge las características energéticas que tiene la vivienda y confiere al inmueble un rango en base, entre otros datos, al consumo energético y a las emisiones de CO2 que genera. Pero… ¿Cómo debemos interpretar la calificación energética de una vivienda? Tras un primer artículo sobre este certificado, ¡hoy te traemos nuevas respuestas para que estés al día de la eficiencia energética!

¿Qué significan las letras del Certificado energético?

Son las calificaciones que explicamos antes. Se recogen de forma alfabética de la A++ a la G, siendo la A++ un inmueble eficiente energéticamente hasta la G, que sería un inmueble sin eficiencia energética distinguible. Para clarificarlo, también lo podrás ver en colores, degradados del verde (la A++) hasta el rojo (la G).
Por lo general, la media de los inmuebles se sitúa en una calificación entre la D y la E, siendo consideradas el nivel mínimo de aceptación en eficiencia energética.

¿Por qué es importante conocer la calificación energética de un hogar antes de alquilarlo o comprarlo?

Especialmente hay que estar atentos a qué categoría se encuadra el hogar que queremos comprar o alquilar debido a que el precio ¡puede salirnos más caro de lo que parece inicialmente!
Eso es debido a que algunos inmuebles (especialmente en viviendas para alquiler) pueden tener un buen precio de entrada… pero después se verá incrementado por otro lado en forma de facturas de luz, gas, etc.

De hecho, los expertos indican que si se cumple con las recomendaciones indicadas, el ahorro energético medio puede llegar a ser de 400 € al año, reduciendo hasta en un 50% el consumo energético del hogar.

Y si soy propietario… ¿cómo puedo mejorar la calificación energética de mi vivienda?

Antes de nada, es importante indicar que si en tu certificado energético aparece una “E” no es un mal resultado: con la normativa en la mano, la E era el mínimo que se exigía, con lo que sería un aprobado. Pero por supuesto, puede (y debería) ser mejor, con lo que vamos a ver algunos puntos para mejorar ese resultado:

Aislamiento y protección en ventanas y puertas: tal vez el aislamiento y todo lo que conlleva, es la medida estrella. Las dobles ventanas (o dobles cristales) y evitar toda corriente de aire te ahorrará mucho dinero.
Ahorrar recursos energéticos: usar sistemas de acumulación de agua caliente es más eficiente, así como instalar un doble pulsador en el WC. En lo que se refiere a la luz, está bien instalar leds o bombillas de bajo consumo, pero todavía es mejor aprovechar la luz natural de tu vivienda. ¡La mejor energía es la que no se consume!
Por último, controlar la temperatura es vital: un uso responsable del aire acondicionado y detalles tan útiles como aprovechar las corrientes de aire para refrescar la vivienda en días calurosos o cerrar las persianas por la noche en los meses de frío son medidas sencillas que mejorarán la eficiencia energética de tu casa.

Estos son algunos trucos para tener presente, en nuestro día a día, la eficiencia energética. Nos toca mucho más de cerca de lo que pensamos, y lo mejor de todo es que en la mayoría de las veces ¡está a nuestro alcance cambiarlo!

Y si además de tener una casa con eficiencia energética quieres ahorrar con Holaluz:

¡Descubre cuánto pagarás en segundos!

Share on Facebook50Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Google+0Pin on Pinterest0

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Vótalo!

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
8
votos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.