7 claves para entender el precio de la luz

El precio de la luz es uno de esos temas “de corrillo”, de pausa para el café o de comida familiar. Las noticias hablan de ello constantemente y es una de las motivaciones principales a la hora de cambiar de compañía eléctrica. Repasamos los puntos clave para estar al día de todo lo relacionado con este tema estrella.

Price_6b

El precio de la luz no es algo sencillo de entender. Basta con echar un vistazo a cualquier factura de la luz para comprender que no estamos delante de algo demasiado intuitivo. A veces no nos explican nada, otras nos dan demasiada información, de esa que resulta incomprensible para la mayoría de mortales. Por eso en esta ocasión hemos querido condensar las que consideramos las 10 claves a tener en cuenta para entender un poco mejor el precio de la luz y sus misterios.

1.Precio de energía y precio de potencia

Al mirar una factura de la luz “normal”, sin trampa ni cartón, deberíamos encontrar únicamente 4 conceptos: término de energía, término de potencia, alquiler de contador (si lo tenemos en alquiler, como la mayoría de usuarixs) e impuesto eléctrico.

A la suma de todos ellos se le aplica el 21% de IVA y eso sería todo. Si detectas algún “extra” y no habías pedido ningún cambio de tarifa o potencia (cuyo coste debería aparecer perfectamente detallado) puede ser que te estén cobrando por algún servicio que no necesitas.

El término de energía es el cálculo de la energía que hemos disfrutado en el periodo que nos facturan. Se calcula multiplicando kWh disfrutados por el precio de energía que tenemos contratado. El término de potencia es lo que se llama “el fijo”. Surge de multiplicar la potencia contratada de nuestra instalación por el precio de potencia que tengamos. esta parte tiene siempre el mismo coste (a no ser que bajemos o subamos la potencia) y se nos cobra siempre, aunque no hayamos consumido nada.

 

2.Precio fijo vs precio variable

Lo que suele traernos de cabeza es el precio de energía, que al final es la parte más imprevisible de la factura de la luz (más con unas tarifas que con otras, claro).

Actualmente tenemos dos distinciones básicas para este precio: puede ser fijo o variable. En tarifas eléctricas con precio fijo, como las nuestras, se fija un precio que se mantiene durante un mínimo de 12 meses. Esta es la oferta de las compañías que estamos en lo que se llama mercado libre.

Por otro lado, en mercado regulado la tarifa es el PVPC (es lo que probablemente tienes si nunca has cambiado de compañía). Esta tarifa tiene un precio de energía que cambia cada hora y por tanto, cada mes. Puede bajar o subir, por lo que, si la comparas con una tarifa con precio fijo, un mes puede que sea más barata y al siguiente más cara. Respecto al precio de potencia, actualmente el del PVPC es más caro que el de tarifas de mercado libre. Aquí te explicamos por qué.

Todo esto quiere decir que la próxima vez que en las noticias digan que sube la luz, si no tienes PVPC, no te afectará  (no acostumbran a detallarlo ;) )

3.Tarifa con Discriminación Horaria

Si no la tienes, probablemente hayas oído hablar de ella. La tarifa con discriminación horaria  consta de dos precios de energía, uno más económico que el otro. En nuestro caso es la Tarifa Dos Precios.

El más económico corresponde al periodo valle, que va de las 22h a las 12h del día siguiente tras el cambio de hora de octubre y de las  23h a las 13h después del de marzo. El resto de horas corresponden en cada caso al periodo punta.

Para que salga a cuenta la idea es hacer a partir de un 30% del consumo diario total en el periodo valle. A partir de ahí, cuanto más porcentaje se pueda desplazar a esas horas, mejor.

Teniendo en cuenta este punto y el anterior, la próxima vez que alguien te recomiende poner la lavadora por la noche “porque la luz es más barata”, puedes decirle que suele ser cierto pero que esta planificación solo funciona si se tiene discriminación horaria o PVPC :)

 

4.Bono social y otros descuentos

Otro gran “hit” referente al precio de la luz es el bono social. Se trata de un descuento del 25% en la factura de la luz sobre el precio del momento en PVPC (es decir, un precio variable, a pesar del descuento) pensado inicialmente para ayudar a los usuarios más desfavorecidos.

El 8 de abril entrarán en vigor nuevas condiciones para poder obtenerlo y con este cambio 1.800.000 personas que ahora disfrutan de este bono lo perderán. Se trata de quienes disfrutaban de él solo por tener menos de 3 KW de potencia contratada.

Si esos usuarios no hacen nada, pasarán a tener la tarifa PVPC, lo cual ahora mismo les supondrá una subida directa de un 33% en su factura de la luz. Si no quieren eso, por supuesto pueden optar por cambiar de compañía eléctrica a una de mercado libre, con un precio fijo.

 

5.Modos de pago

A parte del precio de energía y el precio de potencia que tengas en tu factura eléctrica, hay otro factor a tener en cuenta a la hora de hablar del precio de la luz: el modo de pago.

En Holaluz, por ejemplo, existen 2: el modo de pago Sin Sorpresas y el modo de pago Clásico. El Sin Sorpresas se cobra a mes vista, tiene un precio de energía ligeramente inferior al del Clásico y se basa en una cuota fija pero flexible, partiendo de una media de tu gasto habitual. Es flexible porque cada mes te informamos de lo gastado realmente y eso permite que puedas perdirnos bajar o subir la cuota siempre que lo necesites, para evitar demasiada diferencia entre pagado y gastado. Pasados 12 meses hacemos balance entre ambos y devolvemos o cobramos en función del resultado.

El Clásico se cobra a mes vencido, el precio de energía es ligeramente superior y cada factura tiene el importe que toque mes a mes.

 

6.La subasta eléctrica y la meteorología

Estos dos factores, de nuevo, solo afectan directamente al precio de la tarifa PVPC. A la larga nos influyen a todas las compañías, incluso a las que ofrecemos precios fijos, pero por eso lo hacemos, para que no “sufras” los vaivenes del mercado.

La subasta de electricidad se basa en la combinación de la oferta y la demanda (producción vs necesidad de consumo) para determinar el precio de la electricidad en el mercado mayorista (o pool), en el que todas las compañías eléctricas compramos la energía para venderla a nuestros clientes finales.

Uno de los factores que tiene más influencia en esta subasta son los costes de generación, es decir, lo que cuesta producir la energía. Cuando hay escasez de lluvia o hace poco viento, las centrales eólicas e hidráulicas, que son las que más rebajan los costes de producción, no pueden ayudar a satisfacer la demanda y esto se traduce en una subida del precio de la luz. Si tienes un precio fijo, como decíamos, no tendrás que estar pendiente del tiempo :)

 

7.Los cambios regulados

Por último, debemos tener en cuenta los cambios que sí afectan a todas las compañías de la luz: los cambios regulados por ley. Cambios en los peajes, los costes por pérdidas en la red o la obligación de financiar ayudas que no todas podemos ofrecer, como sucede con el bono social; todos ellos son costes que vienen determinados por el BOE y que te van a cobrar igual, estés en la compañía que estés. Mejor dicho, los recauda distribuidora o el Gobierno a través de la comercializadora que te da el servicio.

Éste es el abc del precio de la luz. Si quieres saber cuánto pagarías en tu caso concreto con nosotros… puedes averiguarlo en un par de clicks desde aquí:

Calcula cuánto pagarás

Share on Facebook38Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Google+0Pin on Pinterest0

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Vótalo!

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
4
votos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.