El precio de la luz en España vs en el resto del mundo

De quienes te trajeron La última subida de la luz: un nuevo récord (digno del Guinness) del PVPC y de las mentes detrás de Cómo ahorrar luz si no puedes acogerte al bono social llega este repaso al precio de la luz en diferentes países del mundo que pone en contexto cómo es la factura de la luz en España.

 

España tiene uno de los precios de electricidad más caros de Europa y del mundo. El titular ha corrido a diestro y siniestro, dentro y fuera de nuestras fronteras y lamentablemente lleva años siendo cierto. ¿Pero por qué? ¿A qué nivel de “drama” nos enfrentamos? ¿Qué pagan de media el resto de países de Europa y del mundo en su factura de la luz?

El precio de la luz en España

La factura de la luz en España parece vivir a golpe de subidas. El precio de la luz en esta última década ha ido de récord en récord, llegando sus máximos en 2018, el que ya llaman el año con la luz más cara de la historia.

A falta de poco más de un mes para que termine, el día más caro fue el pasado 5 de septiembre, alcanzándose los 0,14681 €/kWh (un 23,8% más caro que el mismo día de 2017) de las 20h a las 21h. Datos como estos nos han convertido en el quinto país con la electricidad más cara, solo por debajo de Alemania, Bélgica, Italia y Portugal.

¿Y por qué se suceden las subidas? Una de las claves se encuentra en lo que se llaman las tecnologías de generación. Las dividimos en renovables y no renovables y todas ellas vuelcan su producción en el mercado mayorista o pool, en el que diariamente se fija el precio de la luz en función de la oferta y la demanda. Como la energía verde, en especial la eólica y la hidráulica, son las energías más baratas de producir, cuando abundan en el mix general, el precio de la luz baja y cuando escasean, sube, ya que se genera mayor dependencia de gas y carbón, las fuentes más caras. A esto debemos sumarle la gran diferencia de precio entre tecnologías del mercado español (OMIE) y una considerable arbitrariedad en la fijación de costes como los relacionados con distribución o transporte.

En 2014, con la aparición del PVPC se intentó regular el mercado pasando de una subasta trimestral (la de la TUR) a la actual subasta diaria, pero lejos de conseguir minimizar las subidas que afectan al pequeño consumidor se ha conseguido todo lo contrario.

Existen muchos más factores a tener en cuenta y este post es un muy breve resumen del tema pero lo cierto es que, a falta de encontrar un sistema mejor, si se trabajara por aumentar la producción de renovables con el objetivo de un mix general basado 100% en ellas, otro gallo nos cantaría.

Con todo esto, hay que decir que, aunque muchos medios de comunicación lo omitan, no es obligatorio vivir a expensas de esta montaña rusa llamada mercado eléctrico. Somos muchas las comercializadoras eléctricas que preferimos ofrecer al usuario doméstico la sencillez y tranquilidad que creemos que aportan los precios fijos. En nuestro caso se mantienen congelados durante mínimo 12 meses, sin que les afecten las subidas.

El precio de la luz en el resto de Europa y en el mundo en 2018

En esta gráfica con datos extraídos de Statista podemos ver el precio de electricidad medio en 2018 de diferentes países, de mayor a menor, en dólares por kWh. Aquí vemos como España ocupa la quinta posición del ránking y como países con mucho menos sol, como Canadá, o mucha menos lluvia, como Sudáfrica, ocupan la parte baja de la tabla.

Claro está que sus sistemas son diferentes y eso influye en gran medida en el precio de la luz de cada país, pero tal como pasa aquí, las energías renovables juegan un papel clave. Y al contrario de lo que desde ciertos sectores quieren hacernos creer, el problema no es tanto la escasez de lluvia o viento sino los recursos que se destinan a explotar estas fuentes y nuestra fuente renovable estrella: el sol.

Tenemos ejemplos a pequeña escala (perfectamente extrapolables a todo el país con la infraestructura necesaria), de que si se quiere, se puede. La isla de El Hierro, en el archipiélago canario, funcionó solo con energía de origen renovable (en concreto hidro-eólica) durante 18 días seguidos en febrero de este año. Esto evitó la dependencia de energías contaminantes, obviamente beneficiando al medioambiente y consiguiendo una generación mucho más económica, en gran parte por evitar los impuestos por emisiones de C02 con que se gravan a tecnologías como la del carbón.

Y si eso os parece poco, podemos fijarnos en el caso de Escocia, también en febrero de este año cubrió el 58% de la demanda eléctrica total del país.

Volviendo datos de varios países en relación a España, nuestro récord de precios de electricidad viene de largo, ya que en plena crisis la luz llegó a subir un 70% en relación al resto de Europa. Esto convirtió a España en el tercer país europeo en que más subió el precio de la luz entre 2008 y 2017, solo por detrás de Letonia y Grecia.

Como sabemos, la recuperación económica del país no se mueve a la misma velocidad que la factura de la luz y por eso esperamos que las últimas medidas del Gobierno en materia de renovables sirvan, entre otras cosas, para parar esta tendencia a la alza. Y seguiremos insistiendo: apostar por las renovables es un win-win para todos y todas, en precio, en calidad de vida y en la mejora de nuestra economía global.

Recuerda, si quieres evitar las constantes subidas del precio de la luz, prueba con precios fijos como los nuestros, o con nuestra nueva #TarifaJusta, la primera tarifa plana ilimitada de luz del mercado eléctrico español, basada en una cuota personalizada.

Calcula tu cuota de #TarifaJusta

Share on Facebook17Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Google+0Pin on Pinterest0

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Vótalo!

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
10
votos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.