Consecuencias de “enganchar” la luz y otros fraudes

“Enganchar” la luz de otro suministro sin tener contador o manipular el contador para ahorrar en la factura de la luz, paradójicamente, puede salir muy caro.

Consecuencias de "enganchar" la luz y otros fraudes

Sabemos que ni la llegada del invierno ni las constantes subidas de la luz ayudan, pero hoy queremos volver a recordaros que cometer fraude no es ni de lejos la mejor solución. Para cambiar el sector y ahorrar en la factura de la luz existen medidas legales, seguras y efectivas, como  por ejemplo apostar por precios fijos (que no cambian llueva, nieve o haga sol), o bien saber que en la directiva de tu comercializadora eléctrica no hay ex-políticos a quienes les estés pagando el yate. A lo que íbamos, veamos las consecuencias de cometer fraude eléctrico.

Tipos de fraude eléctrico y consecuencias

Estos son los dos tipos de fraude más comunes en el suministro eléctrico:

-Enganche a la red o a la instalación de otro consumidor

Manipulación del contador de luz o de otras partes de equipos de medida y control (ICP, maxímetros, relojes. etc).

Ambos casos tienen penalización económica y en ocasiones pueden suponer la interrupción inmediata del suministro de electricidad por parte de la distribuidora eléctrica de la zona.

Por lo general y aunque como se suele decir cada caso es un mundo, para un consumidor doméstico medio la distribuidora (dueña de la instalación) suele calcular la multa estimando un consumo eléctrico de unas 6 horas diarias durante un año. Teniendo en cuenta, por ejemplo, una potencia contratada de 5,75 kW (la que estuviera contratada o que debiera estarlo) x 6 horas de utilización y 365 días, obtenemos un consumo de 12.592,5 kWh, que a un precio medio de 0,12,5 €/kWh (en tarifa de acceso 2.0, menos de 10 kW)  daría como resultado una multa de unos 1.500 €. Distribuidora remitiría este cálculo a nuestra comercializadora, que es quién nos facturará la multa en relación a lo dispuesto en nuestro contrato, si lo hay.

A esto deberíamos sumarle los costes de volver a dar de alta el suministro eléctrico si la distribuidora decidiera darlo de baja.

Por lo que respecta a la manipulación del contador debes saber que salvo tocar el botón o botones que permiten ver tu lectura o navegar entre opciones, todo lo demás podrá considerarse ilegal.

Por lo general todos los contadores van precintados y quitar ese precinto supone incumplir la ley. Los únicos autorizados para manipular el contador son los técnicos de la distribuidora de la zona.

Otro punto importante a tener en cuenta es que sea cual sea el fraude, el responsable será siempre el titular del contrato de electricidad.

El fraude no perjudica a las eléctricas

Por último, recordarte que hay una parte de la factura de la luz destinada a sufragar las pérdidas de la red. Pueden darse accidentalmente en el transporte de electricidad y también forma parte de ellas diferencia entre la energía demandada por los consumidores y la generada en previsión de suministros dados de alta legalmente.

Esto quiere decir que si cometes fraude no perjudicas a las eléctricas sino a los consumidores que sí pagan sus facturas sin cometer fraude alguno y que pueden ver aumentada la parte de la factura destinada a pérdidas.

Si quieres ahorrar de forma legal con precios fijos, energía verde y honestidad y sin políticos, permanencia ni letra pequeña…

¡Cámbiate a Holaluz!

Share on Facebook142Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn27Google+0Pin on Pinterest1

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Vótalo!

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading...
12
votos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.