El maxímetro: qué es y para que sirve

¿Tu instalación tiene maxímetro? ¿Sabes qué es y cómo puede ayudarte? Descubre gracias al maxímetro tu potencia ideal y muchas más respuestas en este artículo.

El PVPC sube, el Gobierno impide que la luz baje… y en Holaluz todo sigue igual

Como sabréis, la potencia contratada es una de las protagonistas de nuestra factura de la luz. Su peso en el importe final de la factura hace que sea muy importante ajustar la potencia a nuestras necesidades. Pero… ¿Cómo saber cuál es tu potencia ideal? Gracias a la telemedida hoy es cada vez más sencillo pero si tienes una tarifa 3.0A o superior, el maxímetro es la respuesta.

¿Qué es? Las claves

El maxímetro es un dos en uno: por un lado se llama así al dispositivo incluido en los contadores de las tarifas 3.0A o superiores y por otro a lo que mide.

¿Y qué mide? Pues la potencia máxima demandada en cada período. Como sabréis si tenéis alguna de estas tarifas eléctricas, el consumo en estos casos divide el día en tres períodos horarios, Punta, Llano y Valle. Cada uno de estos períodos tiene un precio de potencia y un precio de energía propios y para cada uno podemos tener una potencia contratada diferente según nos convenga, algo esencial para muchas empresas.

¿Cómo puede ayudarme el maxímetro?

Teniendo en cuenta esto, podemos afirmar que el maxímetro es un gran “chivato” a la hora de saber de forma bastante concreta qué potencia contratada nos conviene si tenemos este tipo de tarifas.

Podéis pedir asesoramiento pero hacer un análisis preciso es sencillo. Las cifras de demanda máxima de potencia de cada periodo aparecen en tu factura mensual, en el apartado de lecturas del término de potencia. Teniendo en cuenta los maxímetros de cada periodo a lo largo de varias facturas, podemos hacer una media que nos permita saber la potencia que estamos consumiendo en cada tramo horario y ajustar la contratación a la demanda real del suministro. Si tenemos un pico de potencia que prevemos que se repita de vez en cuándo, podemos dejar un poco más de margen y contratar la potencia en base a lo que se haya dado en ese pico.

Un aspecto fundamental en estas tarifas es que, por ley, si en algún período nos quedamos por debajo del 85% de nuestra potencia contratada, se nos debería cobrar sólo este 85%, no la totalidad de la potencia contratada. Esta bonificación del 15% no la aplican todas las comercializadoras, por lo que es importante asegurarte que tu compañía va a facturarte correctamente.

Te recordamos que en todos los contratos con potencias mayores de 15kW (tarifa 3.0A y superiores) y, por lo tanto, con maxímetro, el suministro no se interrumpe aunque superes la potencia contratada. Los posibles excesos quedan registrados en el contador y se facturan en tu factura mensual en forma de penalización.

Si quieres saber más, aquí te contamos más ampliamente cómo optimizar la potencia de tu empresa o negocio.

¿Y el ICP?

Puede que este dispositivo os suene más que el maxímetro y seguramente es porque pertenece a contadores de tarifas inferiores a las que estábamos hablando y por lo tanto, más comunes.

El ICP también va incorporado al contador, pero a diferencia del maxímetro no especifica la potencia máxima demandada, sino que automáticamente interrumpe el suministro eléctrico si nos pasamos de la potencia contratada. De una forma un poco más imprecisa y a su manera, también puede ser un “chivato”: si nunca ha entrado en funcionamiento es muy probable que podamos permitirnos reducir potencia.

Los casos especiales

Existen algunas excepciones en las que podemos encontrar suministros con control de potencia por maxímetro en tarifas con potencia inferiores a 15kW. Hablamos de tarifas 2.0A, entre 0 y 10 kW de potencia contratada y 2.1A, entre 10 y 15 kW, que normalmente tienen integrado en sus contadores un ICP como limitador en lugar de maxímetro.

Los casos especiales en los que se puede instalar un maxímetro en lugar del ICP son los llamados suministros no interrumpibles. Se consideran así aquellos en los que se debe garantizar el funcionamiento de ciertos aparatos o sistemas eléctricos en caso de emergencia. Estos son algunos ejemplos:

  • Comunidades de vecinos con ascensores y/o puertas automatizadas
  • Hospitales
  • Parques de bomberos
  • Edificios que cuenten con sistemas anti-incendios

Con este sistema de medición por maxímetro se garantizan no tener que estar pendientes de una eventual demanda elevada de potencia que interrumpa el suministro. La comercializadora facturará el término de potencia según la máxima demandada sin que afecte a la calidad del suministro y conlleve contratiempos.

Esperamos que esta incursión en el mundo del maxímetro os haya sido de ayuda. Si quieres más información sobre nuestra propuesta para tu negocio: ¡Descubre tu ahorro aquí!

¿Qué te ha parecido este artículo?

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Cargando...
26 votos